Psico-Golf

PSICO GOLF – Una rutina previa para ahorrar golpes en el campo de golf (II)

29 Abril 2018 – Seguimos dándote consejos para reforzar tu rutina previa del golpe (ver artículo anterior). Ahora al situarte detrás de la bola, elige un objetivo y realiza un swing de prácticas…

Primero elige un objetivo en el campo, en línea con la dirección en que quieres pegar el golpe. A continuación, intenta imaginar el tipo de golpe que quieres dar y el vuelo de la bola a través de la línea que has trazado mentalmente hacia el objetivo. Recuerda algún golpe similar con el que recientemente te hayas quedado satisfecho. Entonces, realiza un swing de prácticas y siente el swing para el tipo de golpe que deseas jugar. Luego, fíjate bien en un punto de un 1,5 a 3 metros delante de tu bola, que esté en línea con el objetivo hacia el que estás apuntando. Y utiliza ese punto a fin de prepararte para tu golpe.

Por otro lado, justo antes de prepararte, olvídate de cómo te va a salir el golpe y solo piensa en realizar el swing suavemente. Imagínate, por ejemplo, un grupo de amigos jugando a golf: Pedro, Alfredo, Juan y Tomás. En el hoyo 16, Pedro todavía tiene la ocasión de pillar a Alfredo y ganarle la partida. Juan y Tomás colocan sus segundos golpes uno en el green y el otro está en problemas; mientras que Alfredo tiene un potencial putt para birdie y el par asegurado. Con el fin de asegurar el hoyo y mantener sus opciones, Pedro tiene que conseguir poner su segundo golpe cerca del hoyo. Justo antes de colocarse para su segundo golpe, sin pensar en que los demás estén cerca de él, se dice susurrando: “Sólo tienes que hacer un bonito y suave swing. Mantenla suave”. Como resultado, Pedro la deja a solo 5 metros de la bandera, empatando con Alfredo en ese hoyo, y a continuación ganará el campeonato. Ése es el tipo de autohabla de los campeones.

Relájate y ejecuta el swing concentrándote
en la bola hasta que el palo haga contacto con ella

La tensión se produce cuando te preocupas por el resultado de un golpe. Justo antes de prepararte para el golpe, practica el tipo de autohabla empleado por Pedro. Tu pensamiento final puede ser algo como: swing suave, o pon un buen swing en el golpe, o un ritmo fácil… En este punto algunos jugadores también se concentran en pensamientos de swing del tipo: despega lento, gira o pega a través de la bola. En cualquier caso, si decides utilizar pensamientos de swing, debes vigilar no quedarte paralizado por culpa de tanto analizar. Porque si piensas en demasiados detalles en mitad de tu swing, te saldrá un movimiento a trompicones y forzado, en lugar de suave y rítmico.

¿Cómo preparar el golpe de manera firme y uniforme? No existe una sola manera de acercarse a la bola que sea necesariamente la mejor. Sea cual sea, lo importante es que establezcas tu alineamiento adecuadamente, apuntando hacia el objetivo que quieres alcanzar. Esta es la manera en que lo hacen muchos pros. Primero, asienta la cabeza de tu palo detrás de la bola y alinéala de manera que se encuadre hacia el objetivo. Segundo, ajusta tus pies de manera que estén en paralelo con la línea del objetivo y a una distancia adecuada de la bola. Finalmente, sujeta el palo de forma adecuada y avívalo un par de veces para liberar cualquier tensión sobrante en tus brazos y manos, y realiza una respiración profunda.

La última fase de una sólida rutina previa al golpe debe ser: relájate, mira al objetivo y hace el swing mirando la bola hasta que la cabeza del palo haga contacto. Debería pasar solo uno o dos segundos entre tu último vistazo al objetivo y el momento de apretar el gatillo. A partir de ahí debes estar con el piloto automático conectado; es decir, debes estar en acción y no analizando. De lo contrario, cuando tienes que retener la imagen del objetivo, pueden irrumpir en tu mente pensamientos negativos. Con ello no decimos que mantengas tu cabeza agachada. Demasiado énfasis en mantenerte cabeza abajo puede restringir tu giro de hombros y el follow-through.

Por el contrario, un problema frecuente de los handicap medios y altos es que levantan la cabeza demasiado pronto. Están excesivamente ansiosos por ver adónde va la bola. Si te concentras en mirar la bola hasta que la cabeza del palo haga contacto, es fácil sostenerla un poquito más en esa posición y seguidamente dejarla que gire con naturalidad justo después de pasar por el área de impacto. Así, tras un par de swings de relajación del palo, mira el objetivo, concéntrate en la bola y ejecuta el swing suavemente.

Fotos: ©LET

Más píldoras de PSICO GOLF.

Por REDACCIÓN