Blog

Editorial – ¿Por qué Callaway Golf ha fichado a Jon Rahm?

11 Enero 2021 – Jon Rahm no ha ganado el Sentry Tournament of Champions de Kapalua. Esta sería la noticia para la industria del golf, después de su sonado fichaje por Callaway Golf en este inicio de 2021, que le convierte en embajador de la multinacional. Y es que el golf no es como el fútbol, donde un cambio de entrenador en la Liga augura el triunfo en el primer partido – acompañado de la buena fortuna, claro está -, aunque se haya quedado cerca, luchando hasta el final, y esté capacitado para ganar cualquier torneo del Tour. Muy pocos lo logran, como Francesco Molinari en su debut en el Team Callaway en 2019.

Los rumores emergieron en las redes sociales ya a principios del Diciembre pasado, y con su ausencia en la felicitación navideña de TaylorMade, con todas sus estrellas – Tiger, Dustin, Rory, Collin, Matthew y Tommy, excepto Jon -, aumentaban las sospechas de que algo estaba pasando. Jon decidió no jugar más torneos desde el último Masters, y dada la feliz noticia de que con Kelly van camino de ser padres, más las precauciones por la pandemia, ya anunció que no iba a viajar más hasta su primer torneo de 2021.

Así que ha tenido bastante tiempo para preparar el cambio de material, una operación laboriosa que, dada su sensibilidad, le habrá tenido mirando cada detalle de sus nuevos palos. Siendo un jugador de sensaciones, con su buena experiencia se adaptará más rápido que antes desde la perspectiva del fitting, lo cual facilita mucho el trabajo de los fitters. Todavía recordamos lo que le costó cambiarse de la ProV1x a la TP5x, en 2018 – lo mismo podría sucederle en la transición del Spider X a un modelo de Odyssey -, mientras que ahora la Chrome Soft X le ha encajado a la perfección.

Pero continuando con las referencias al fútbol, saltar de TaylorMade a Callaway… ¿no es como irse del Barça, para fichar por el Real Madrid? Intentamos leer entre líneas dentro de la operación, y si vamos más allá, vemos cierta afinidad con la trayectoria de Sergio García, que ha terminado como agente libre después pasar por lo mismo, aunque Jon sólo acaba de empezar y no se sabe si llegaría al mismo punto.

Entonces, ¿por qué Callaway ha fichado ahora a Jon Rahm? Desde la perspectiva de la multinacional es el momento adecuado. La marca estaba necesitada de una súper estrella, tras perder a Sergio a principios del año pasado. Si Rahm se mostraba cómodo últimamente con TaylorMade, con cuyos palos llevaba jugando desde que se hizo profesional en 2016, uno no puede evitar preguntarse si ha sido prudente cambiar de bolsa en una fase tan vital de su carrera.

Todo el mundo asume que los jugadores se mueven por dinero, y es muy difícil renunciar a un contrato multimillonario. Está claro que al vasco, en términos económicos, el acuerdo le va a ir muy bien. Tal vez tanta estrella en TaylorMade, con Tiger, Dustin y Rory, hacía que Rahm no fuera prioritario para la marca, y la ambición de Jon de salir siempre a ganar, de jugar más Ryder Cups, de triunfar en los Majors y de ser el primero en cada torneo, para convertirse en el mejor golfista del mundo, hace que Rahmbo’ necesite ser el líder, el centro de atención en todo momento, y ciertamente con Callaway lo será.

Además, con 26 años, que Rahm haya aceptado la aventura de Callaway, marca que ya conocía de haber jugado con sus palos en su etapa universitaria, no supone un gran cambio para él. No olvidemos su estrecha relación con Phil Mickelson, actual icono de la marca, a través de su caddie Tim, el hermano pequeño de Phil, quien fuera su head coach y mentor en la Arizona State University, donde ganó 11 torneos con Callaway y Odyssey en su bolsa de palos.

Por otra parte, sabemos que Callaway Golf lleva unas temporadas muy buenas comercialmente hablando, ya que convierte en éxito todo lo que saca al mercado: Epic, Rogue, Epic Flash, Apex, Mavrik… Una tendencia que creemos que no cambiará en 2021, mientras su conglomerado de marcas sigue creciendo: Callaway Golf, Odyssey, Callaway Apparel, OGIO, Toulon, Jack Wolfskin, TravisMatthew, Cuater, Topgolf

Mientras las expectativas de la multinacional siguen bien altas, por ejemplo, acaparando la vertiente más ociosa del golf con la reciente fusión de Topgolf – logo que Jon ya luce la manga de sus nuevos polos TravisMatthew -, Callaway arrastra desde hace tiempo una cuenta pendiente: ¿no gana Majors?

Los últimos campeones de Majors con bolsa de palos Callaway fueron Henrik Stenson, el Open Británico 2016; Danny Willet, el Masters 2016; Michael Campbell, US Open 2005; y Phil Mickelson, el PGA Championship 2005. Han pasado ya 15 Majors sin ganar…

Antes la junta directiva, los accionistas o los ejecutivos de la compañía quizás se preguntaban, ¿quién ha ganado un Major, que nos pueda devolver la imagen victoriosa en los grandes escenarios del golf mundial? Así lo contemplamos con los fichajes de Sergio García y Francesco Molinari, ambos jugadores de TaylorMade, fichados por Callaway a la temporada siguiente de ganar el Masters 2017 y el Open Británico 2018, respectivamente.

Observamos aquí, por tanto, un cambio de estrategia y ahora la cuestión sería: ¿Quién es el máximo candidato a ganar un Major en 2021? En boca de todos sólo puede haber un nombre, el Nº2 del mundo, Jon Rahm. Así lo ha declarado el propio golfista vasco, como su principal objetivo de este año, en la entrevista que le hizo Phil Mickelson para la marca justo después de anunciar su fichaje. Si todos pensamos que está preparado para ganar su primer Major, por lo cual sería considerado uno de los grandes del golf mundial, qué mejor que lo haga ya como embajador de Callaway, ¿no?

De rebote, se le quita un pilar al monopolio de TaylorMade en el ránking mundial, que ahora cuenta con Dustin Johnson (Nº1), Rory McIlroy (Nº4), Collin Morikawa (Nº7) y Matthew Wolff (Nº15), mientras Callaway reflota con Jon Rahm (Nº2) y Xander Schauffele (Nº6).

Por cierto, los nuevos colegas de Jon en el Team Callaway son Xander Schauffele, Henrik Stenson, Francesco Molinari, Matt Wallace, Danny Willett, Phil Mickelson

¿Cómo ha respondido TaylorMade? Pues con la renovación del Nº1 del mundo, Dustin Johnson y el fichaje de Tommy Fleetwood, otra estrella europea de la Ryder Cup. Aunque obviamente, la operación no ha tenido tanta resonancia este Enero como el fichaje de Jon.

¿Consecuencias colaterales? Tras la marcha de Sergio García de sus filas, Callaway empezó a reforzar su imagen en España, incorporando a bastantes más jugadores de lo habitual en el Tour Europeo. Lo cierto es que con el fichaje bomba de Jon, se produce un overbooking de jugadores Callaway en España: Jon Rahm, Pablo Larrazábal, Álvaro Quirós, Adrián Otaegui, Jorge Campillo, Nacho Elvira, Carlos Pigem… y esperemos que alguno de ellos no salga rebotado.

En cambio, TaylorMade pierde por segunda vez su gran abanderado nacional, con la marcha de Sergio García y Jon Rahm, siendo ahora mismo su mejor valedor Pep Anglés, quien ha recuperado la tarjeta para el Tour Europeo subiendo con fuerza desde el Challenge Tour.

En resumen, ¿será bueno este cambio de palos para Jon? No a todos los grandes jugadores les ha ido bien un cambio de material – todavía recordamos los problemas de Rory McIlroy cuando lo fichó Nike, o más recientemente de Sergio García con Callaway o Justin Rose con Honma -. Aunque a Jon no debe preocuparle mucho, dada su anterior relación con Callaway.

Veremos si se mantiene consistente en su juego a lo largo de las semanas. Ha estado probando y afinando su nuevo arsenal por lo menos desde Noviembre, y ya ha salido a jugar con las últimas innovaciones tecnológicas de Callaway, los prototipos que este mes lanzará al mercado.

Además, a Rahm le estimula jugar bajo presión, y un cambio así pone el foco sobre él, algo que sin duda disfrutará. Y ese 59 de su primera ronda – no competitiva – con la nueva configuración de su bolsa, estableciendo récord del campo en The Silverleaf Club en Scottsdale (Arizona), ya es una demostración de que le va a ir bien.

Una cosa es segura, el Tour de este año va a estar muy emocionante… y con la marca que sea, que se cumpla el sueño de Jon y gane su primer Major.

Por Miguel Angel Buil