Blog

BLOG – Anticípate y ten mucha paciencia, porque la crisis de suministros también afecta al sector del golf

5 Noviembre 2021 – Estos días está siendo frecuente para quien vaya a una tienda de golf, encargar unos palos a medida y que le programen el pedido no al cabo de una o dos semanas, como sería habitual, sino para dentro de (aprox.) ¡dos meses y medio!

Lejos de enfadarte, no pienses que el vendedor te está tomando el pelo. No tiene culpa alguna, porque el retraso en los plazos de entrega se debe… también… a la crisis de suministros. Así que ten mucha ¡paciencia!

La economía mundial sigue padeciendo los efectos del Covid-19, con el riesgo latente del desabastecimiento. El confinamiento de Asia el año pasado, especialmente China deteniendo su maquinaria productiva, y los problemas actuales de distribución logística global, están provocando la escasez de suministros y componentes en sectores tan fundamentales como la industria automovilística, la producción de ordenadores, la fabricación de juguetes, el montaje de bicicletas, o la confección del calzado deportivo… y el sector del golf no permanece ajeno a ello.

Un efecto que se está alargando en el tiempo dado que los fabricantes de componentes – sean de chips, o varillas de acero o grafito, grips de caucho… imprescindibles para montar los palos -, están saturados y apuntan hacia el mejor postor. Es decir, a otros sectores con los que obtienen mayores beneficios, dejando el golf en un segundo plano. A ello se unen los problemas derivados del transporte, generalmente marítimo, creando la ‘tormenta perfecta,’ responsable de haber llegado a esta extrema situación.

Está claro que el sistema del mercado del golf no estaba preparado para un tsunami como este… Por lo que, yendo al grano, mi recomendación es: Si quieres tener palos nuevos para esta Navidad, ya puedes anticiparte porque la limitación del stock de golf que entra en Europa, en España, por supuesto en los EE.UU. y a nivel mundial, hace que todo llegue a cuentagotas. Cada tienda, por pequeña que sea, está sufriendo lo mismo en cualquier rincón del mundo. Así me lo confirman voces acreditadas, tanto representantes de marcas líderes de material como responsables de tiendas con los que he conversado sobre el tema.

El problema es que cuando el fabricante de palos recibe el pedido, puede que en la cadena de montaje falte la varilla de tu flex, o el grip solicitado… alargando los tiempos para desesperación de la marca, que no puede servir sus pedidos en el plazo previsto; de la tienda de golf, que tiene que apelar a la paciencia del cliente; y, como consecuencia, del propio consumidor, ansioso por jugar con sus palos nuevos.

Como apuntaba, a la falta de suministros se suma el siguiente problema, el transporte marítimo – desde el atasco del Ever Given en el Canal de Suez -, sufriendo la saturación de los puertos y la falta de contenedores. Por ello, los costes del transporte en general con origen en Asia, donde se concentra la mayor parte de la producción mundial del material de golf, se ha disparado, afectando a las grandes multinacionales del deporte, incluidas las del golf, que se ven afectadas por la interrupción de la cadena de suministro, retrasos de lo cual llevan avisando desde hace semanas.

Así el retail, a nivel global, está sufriendo las consecuencias de una crisis de la cadena de suministro que, lejos de una pronta solución, nos conduce a pasar de puntillas por el Black Friday, y a que las ventas, precios y campañas promocionales vayan a verse afectadas durante la próxima temporada navideña.

Con el aviso de las marcas de que se están produciendo demoras en la entrega de los pedidos, las tiendas de golf permanecen alerta y se preparan para afrontar la situación de la mejor manera, buscando nuevos fabricantes o proveedores, aumentando sus inventarios, y optimizando la variedad de su oferta para mantener sus ventas.

Aunque el problema que tienen es no conseguir la mercancía al ritmo que necesitan ya que están abocados a trabajar con stocks limitados, lo que puede suponer que el comprador no encuentre aquello que se proponga comprar.

De igual modo que durante la pandemia se agotó el stock de rodillos de bicicleta, o cuando se levantaron las restricciones se agotaron las bicicletas, la onda expansiva ataca al mercado del golf. Los detallistas y las marcas más hábiles pueden proteger sus márgenes optimizando sus precios y promociones en base a los datos del consumidor en tiempo real.

Por eso se están aprovisionando con todo el stock posible para atender y dar servicio al jugador, en una época tan clave para su negocio como es la Navidad, y en un año en el que el consumidor está muy sensibilizado.

Estamos en una época post Covid-19 en la que el golf se ha revitalizado, donde los principiantes y aficionados están más entusiasmados que nunca por salir al campo, y ha aumentado la demanda de productos que, si no encuentran, pueden generar frustración.

Así que este año va a ser diferente. Los consumidores deberían planificar sus compras con antelación para evitar decepciones, o pagar más.

Una buena idea es, ya mismo y de cara a la recta final del año, ser previsor, adelantarte a reservar tus compras y tus regalos de Navidad y, sobre todo, tener paciencia en las entregas.

Y si no, tendrás que poner un VALE POR UN DRIVER, UN JUEGO DE PALOS o UN CARRO ELÉCTRICO… debajo del árbol, o bien conformarte con llevarte el modelo que tengan disponible el día que vayas a la tienda de golf.

Fotos: ©MyGolfWay.com

Por Miguel Angel Buil