Drivers

Test: Driver PING G425

14 Mayo 2021 – Participar en un Día de Fitting de PING es una ocasión excepcional, que ningún golfista aficionado se debería perder a la mínima oportunidad. Y menos esta temporada, cuando la marca ha puesto en el mercado un producto tan competitivo como la nueva familia de palos G425.

Ya han pasado unos pocos meses desde su lanzamiento en España, y hemos podido comprobar el extraordinario rendimiento del driver G425 en el Tour, en manos de figuras como Lee Westwood, Tyrrell Hatton, Bubba Watson, Cameron Champ, Joaquín Niemann, Tony Finau, Viktor Hovland o Wilco Nienaber, a la vez que contemplamos cómo va calando en las tiendas y en filas del golf amateur.

Se dice del G425 que es un poquito más rápido, un poquito más permisivo, un poquito las largo que el G410, y que lo pueden jugar todo tipo de jugadores. Pero, ¿cómo ha superado al G410, que ya era un driver estupendo de por sí? Profundizamos en el tema, y lo averiguamos con nuestras propias manos.

Desde aquel primer G de 2004 han pasado doce generaciones de drivers G hasta el actual G425. Y a lo largo de este tiempo hemos sido testigos de cómo PING avanzaba pasito a paso en aerodinámica, en centro de gravedad, en momento de inercia (MOI)… pudiendo afirmar que, en el contexto de estos más de 15 años, el salto ha sido… ¡brutal!

En nuestor día de fitting nos encontramos con tres modelos distintos de drivers G425: a primera vista el G425 MAX, el más estándar, está enfocado en incrementar el MOI; el G425 LST es para el buen jugador que busca bajar su spin; y el G425 SFT te ayuda a cerrar la bola y enderezar el golpe. Ahora bien, nos interesa saber qué mejoras de rendimiento aportan respecto de los admirados G410.

Primero, cabe destacar que con esta línea de tres drivers PING ha creado una fórmula de fitear a los golfistas con mayor precisión que antes. De este modo ofrece un modelo adecuado a cada tipo de golfista, que al tener todos el loft y el lie ajustables, además del centro de gravedad en el MAX y el LST, esto hace que puedan configurarse con especificaciones todavía más exactas.

En todos ellos, el sistema Trajectory Tunning 2.0 proporciona ocho configuraciones distintas para tunear la trayectoria del golpe. El loft se puede situar en 0º, +1º, +1,5º, -1º y -1,5º, mientras que el lie de la cabeza se puede situar en tres posiciones flat: 0º, -1º y +1º). ¿Y el centro de gravedad?

Recordamos el G400 MAX, que tenía un peso fijo trasero. Cuando hace dos años por fin presentaba el G410 PLUS con el centro de gravedad ajustable (Neutral, Draw y Fade), muchos pensamos que PING llegaba un poco tarde, aunque por su rendimiento después sería la envidia de la industria. Y es que, tratándose de una compañía de ingeniería pura, rechazaba lanzar al mercado un driver de peso movible hasta poder incorporar un raíl que no sacrificara ni un ápice en permisividad ni en momento de inercia.

Del MOI prácticamente igual del G400 MAX al G410 PLUS, con el G425 MAX se ha pasado a un driver también ajustable, pero con un MOI netamente superior al del G400 MAX. El objetivo de los ingenieros de PING era extremar el peso movible para superar ampliamente al G410 PLUS, ya que al configurar la posición Draw perdía algo de MOI y estabilidad. Ahora puedes mover el centro de gravedad para optar por un Draw o un Fade, que el MOI sigue siendo igual de alto que en la posición Neutral, lo cual es uno de los mejores avances que hemos descubierto en el nuevo G425.

LOS TRES DRIVERS, CARA A CARA

Vemos que el G425 MAX presenta una cabeza de 460cc más redondeada que el LST. Gracias a su peso movible de 26g (10g más que el G410 PLUS), tiene un 7% de tolerancia que su predecesor. Además, permite al golfista añadir un 20% más de efecto Draw, o un 16% más de efecto Fade, para conseguir el golpe deseado. Y con el MOI más alto que un driver PING haya tenido nunca, además de destacar por una gran tolerancia resulta extremadamente estable, ayudándote a cuadrar la cabeza de palo en el impacto.

El G425 LST, con un volumen algo reducido (445cc), adopta una forma más de pera que sus otros dos hermanos, con un peso trasero ajustable de 17g. Este es el modelo con más bajo spin de los tres, ya que genera 200rpm menos que el anterior G410 LST, y entre 500 y 700rpm menos que el G425 MAX. De este modo, PING dispone de un driver para jugadores de alta velocidad que necesitan bajar el spin y la altura.

Y si padeces de slice crónico, PING también ha venido en tu auxilio. El G425 SFT no es una versión modificada, sino un palo diseñado para hacer lo máximo posible en corregir el slice; el más logrado que la marca haya sacado hasta la fecha. Su cabeza de 460cc tiene un peso fijo de 23g en el talón, para facilitar los golpes con efecto Draw, ayudando a cuadrar mejor la cara del palo, de manera que los golpes más de derecha te salgan rectos. Ofrece 10 metros más de corrección que con el anterior G410 SFT, y 25 metros más que con el G425 MAX. Una herramienta infalible si el slice atormenta tu juego desde el tee.

En general, con los drivers G425 PING consigue una mayor diferenciación entre sus tres modelos, a la vez que ofrece más capacidad de fitting y amplía su uso a jugadores de hándicaps más altos.

LA EXPERIENCIA DE FITTING

En el Club de Golf Sant Cugat nos dejamos seducir por el G425. Se ve fantástico detrás de la bola, con una estética negra y elegante, trazas plateadas en la suela y con un aspecto global muy limpio. Observamos que la corona luce más refinada, con la Tecnología Dragonfly más interna y los turbuladores más disimulados, por lo que no tienes tantas distracciones en la colocación.

En mis fittings soy muy fácil de pillar. Sénior, baja velocidad de swing, poca frecuencia de juego… Un fitter experimentado como el de PING en seguida ha dado con mi driver G425 adecuado. Con unos pocos cambios certeros, rápidamente ha conseguido que pegue mis mejores golpes, tanto por sensaciones como por números en el Trackman. Además, en el test comprobamos la influencia de mover del peso trasero en la trayectoria de la bola.

Con una facilidad asombrosa el palo ha encajado en mi swing: entra bien en el impacto, con calidad de bola, el ángulo de ataque apropiado, y con buenos números a pesar de que me falta un poco de velocidad de swing. El driver que me corresponde es un G425 MAX de 12º, con el peso en posición Neutral, varilla ALTA CB 55 Slate de longitud estándar y el grip Golf Pride 360 Tour Velvet Cord.

CONCLUSIÓN

PING se ha labrado una envidiable reputación en el Tour, y la razón no es otra que el empeño de sus ingenieros en hacer drivers muy fáciles y estables, dando prioridad a colocar el centro de gravedad lo más bajo y profundo posible. Ahora lo han logrado con un peso más grande que antes, como se puede comprobar visualmente.

Al contrario de otras marcas, que han intentado adelantarlo para conseguir menos el spin en busca de mayor velocidad de bola y distancia a cualquier precio, a costa de perder algo de control. Pero PING siempre ha considerado que su línea es tener el centro de gravedad cuanto más atrás mejor, ya que eso hace que el palo sea mucho más estable y tenga un MOI tan alto. Al final, cada jugador es el que tiene que ser consistente con el spin de su bola, para poder controlar la trayectoria.

Con una fuerte cara forjada y mecanizada de T9S+ que maximiza la flexión, los jugadores del driver G425 gozan de una rápida velocidad de bola, y más protegida en los golpes descentrados, lo que significa que los golpes menos perfectos viajarán más lejos, y tendrán más posibilidades de acabar en calle.

Y el jugador amateur no sólo va a notar más estabilidad y más tolerancia, ya que según los análisis el G425 también supera en velocidad de bola, alrededor de 1,5mph, sobre el G410, por lo que también aporta más distancia.

Otra diferencia importante es que PING permanece al margen del carbono, aplicando titanio a la mayor parte del cuerpo. Los G425 están construidos con paredes súper finas y ligeras. El carbono en corona y suela de otras marcas crea un sonido de impacto más apagado, pero todo sea dicho, en el G425 el sonido tan característico de PING es un poquito menos metálico, pero con la misma sensación de potencia que tanto nos gusta.

De los tres drivers, pensamos que la gran mayoría de golfistas encontrarán en el G425 MAX el mejor palo para su juego, especialmente ahora que tienes más peso que mover si lo que buscas es el Draw. Si en cambio eres un jugador pegador, de rápida velocidad de swing, que no son tantos, y necesitas bajar el spin, el G425 LST es el tuyo. Y si arrastras un problema crónico con el slice, que no llegas a corregir con el G425 MAX, la ayuda incondicional del G425 SFT te ofrece la mejor solución.

A FAVOR

El G425 se comporta como un driver honesto, poderoso, tolerante, estable y apto para todo tipo de golfistas. Es un driver fiable, que cumple totalmente con lo que promete. Tiene un look premium, viene cargado de tecnología, y con sus tres versiones distintas ajustables se adapta a todos los jugadores. Sin duda, una garantía para plantarse en el tee con las mejores opciones de disfrutar de coger calles con distancia como nunca antes.

EN CONTRA

Nada que objetar. Quienes no lo quieran ver podrán argumentar que hay unas opciones unas más potentes, y otras más tolerantes, en el mercado; o que el sonido todavía es demasiado metálico, según gustos. Pero por su capacidad y completo rendimiento, nadie va a evitar que se convierta en un best-seller de 2021.

FICHA TÉCNICA DRIVERS PING G425

  • G425 MAX: Disponible en tres lofts (9º, 10,5º y 12º). Cabeza de 460cc. Peso movible de 26g ajusta el centro de gravedad, un 60% más grande que en el G410, que se puede fijar en tres configuraciones (Neutral, Draw o Fade) que influye en la tolerancia y forma del golpe para un máximo rendimiento. El incremento del MOI es de un 14% en cada una de las tres posiciones, en comparación con el G410 PLUS.
  • G425 LST: El modelo LST está diseñado con una cabeza de 445cc para ofrecer unas reducciones de spin de aproximadamente 200 rpm en comparación con el G410 LST, y de 500 a 700 rpm respecto del G425 MAX. El LST emplea un peso movible de 17g con tres configuraciones posibles (Neutral, Draw o Fade) para ajustarlo a las condiciones de lanzamiento más adecuadas al swing del golfista y el vuelo de bola deseado.
  • G425 SFT: La versión SFT (Straight Flight Technology) del G425 está disponible en un solo loft (10,5º). Tiene un peso fijo de tungsteno de 23g en la parte posterior que desplaza el centro de gravedad más cerca del talón para promover golpes de derecha a izquierda, de unos 25 metros en comparación con el modelo G425 MAX. Este peso es un 45% más grande que el G410. Un swingweight más ligero (D1) también ayuda a hacer el vuelo de la bola más recto.
  • VARILLAS: Para los G425 PING ha ampliado el fitting de varillas de grafito. Las de serie son la ALTA CB 55 Slate (SR, R, S, X); y la ALTA Distanza 40. Las opciones sin cargo adicional son las PING Tour 65/75 (R, S, X); Mitsubishi Tensei AV Raw Orange 55 (R, S), 65 (R, S, X), 75 (R, S, X); y la Aldila Rogue White 130 M.S.I. 70 (R, S, X), 80 (S, X).
  • PVP aprox.: 499€.
Por Miguel Angel Buil