Entrevistas

Peter Millar – Llega el Harris English 2.0, el retorno de un gran campeón

12 Junio 2021 – Describir su oficio es un tema recurrente entre los deportistas de élite. El primer paso para alcanzar la grandeza viene a través de la visualización de grandes hazañas en su mente. Para Harris English, ahora un veterano con diez años en el PGA Tour y embajador de la marca de ropa de lujo y lifestylePeter Millar, esta visualización es fundamental para lo que hace. Y hoy, que le vemos en el Top-5 del Palmetto Championship del circuito americano, queremos saber más de él.

“Lo que me encanta de este deporte es que la bola puede hacer un número infinito de cosas”, dice Harris English. “He practicado casi todos los golpes y aún así, cada vez que voy al campo, encuentro un plano un poco diferente, un viento un poco distinto… Me encanta poder dibujar nuevos golpes en mi mente”.

Y ganar no es nada nuevo para Harris English. Desde el golf infantil hasta sus títulos estatales del instituto y sus cuatro honores All-American en la University of Georgia, los elogios fueron casi automáticos durante el inicio de su carrera.

Su trayectoria ascendente continuó sin problemas cuando comenzó a competir en el gran escenario. Ganó un torneo del Nationwide Tour cuando todavía era amateur, y luego se clasificó para el PGA Tour en el primer intento. En 2013, su segunda temporada en el Tour, ya ganó dos torneos.

Con su habilidad natural de pegar la bola y su consistente actitud imperturbable, parecía garantizado que continuaría ascendiendo esa escalera de manera constante. Fue un sueño comenzar de esta manera su carrera.

Pero luego las cosas cambiaron de intensidad, y empezaron a aflojar.

No pasar cortes y tarjetas más abultadas se hizo algo más habitual. Las invitaciones a torneos comenzaron a reducirse y gradualmente descendió hasta el puesto Nº369 en el Ranking Mundial de Golf. Su estatus en el Tour ya no estaba asegurado. Fue una larga caída, que podría para muchos suponer la despedida por completo del golf profesional.

“Me lo preguntaba muchas veces”, dice Harris English. “¿He sido lo suficientemente bueno para quedarme arriba?, ¿he sido lo suficientemente bueno para seguir el ritmo de todos esos otros jóvenes? Fácilmente podría haber renunciado al juego, pero quería mejorar y sabía que lo tenía dentro de mí”.

Al principio de su carrera su juego impresionante era lo habitual, aunque English no era exactamente consciente de cómo lo conseguía. En su mayor parte era solo por instinto, y no necesitaba más, en ese momento, para seguir adelante. Eso es lo que provocó que el cambio de rumbo supusiera todo un desafío.

“Nunca había tenido muchos problemas con mi golf. No sabía qué hacer, pero tenía a gente genial a mi alrededor que me ayudó a convertirlo en un plan positivo. Tenía que salirme de mi propio camino”.

Un jugador reservado, que prefiere profundizar y tragarse los problemas, aprendió a apoyarse en su equipo y a dejar que le ayuden como parte del duro trabajo.

De joven en el Tour English era, según lo describe su coach de swing, Justin Parsons, propenso a los retoques. Parsons lo reconoció tan pronto como comenzaron a trabajar juntos, en su base de operaciones en Sea Island, Georgia.

“Estaba claro que intentaba un montón de cosas, muchos sistemas diferentes, varios entrenadores distintos…”, dice Justin Parsons. “Había mucha información distinta entrando en la computadora central, por decirlo de alguna manera. Esa es una de las trampas en las que pueden caer los mejores profesionales, si no rinden muy bien durante un período de tiempo”.

English lo reconoce él mismo. Como un joven impresionable en el Tour, buscó a los mejores en golf para encontrar inspiración, pero al hacerlo, comenzó a desviarse del camino que le había llevado tan lejos.

Trataba de encontrar al siguiente mejor instructor, para tratar de hacer el swing con el palo como Dustin Johnson, Rory McIlroy o Jason Day”, afirma Harris English. “Lo que únicamente necesitaba era mover el palo como Harris English, como la mejor versión de mí mismo”.

Parsons le ayudó a hacer el borrón y cuenta nueva que estaba buscando. “Lo que he encontrado en Justin es tener confianza en lo que he tenido desde que tenía cuatro o cinco años, retomando el juego en el Sunset Country Club”, dice Harris English.

Y también lo hizo su caddie, Eric Larson, una personalidad del Tour desde hace mucho tiempo.

“Todo el mundo conoce Big E”, dice Harris English. “Es un buen tipo. Literalmente te lo daría todo por ti. Eso es lo que siento en el campo”.

Como hombre que ha visto altos y bajos en su propia vida, Larson está familiarizado con el tema de ‘empezar de nuevo’. English sabía que podía contar con él para concentrarse en el campo.

“Tu caddie se convierte en uno de tus mejores amigos”, asegura Harris English. “Pasas por todo tipo de emociones con ellos. No podría elegir uno mejor en este momento. Sabe que el siguiente golpe es el más importante. El siguiente golpe puede ser el impulso que te dé la vuelta. Así que siempre está mirando hacia adelante”.

En lo que respecta a sus palos, English tiene una relación de largo recorrido con su marca de confianza. Valora la consistencia y la sencillez de sus herramientas en el oficio.

“He estado jugando con palos PING durante mucho tiempo y tengo fe máxima en que los palos funcionarán”,dice. “Si puedo tener mi material exactamente igual todos los días, eso es una cosa menos de la que me tengo que preocupar. Todo depende de mí. Todo es cómo me siento, cómo se siente mi cuerpo, cómo hago el swing ese día. Me tomo muy en serio mis palos de golf. Confío en la gente que trabaja en mis palos”.

Con una red finamente sintonizada a su alrededor, English comenzó el autoexamen que necesitaba para darse la siguiente oportunidad. Cerrando la temporada 2019, terminó en el Top-10 en cuatro de sus últimos seis torneos. Estaba gestando su nuevo impulso.

Y luego, bueno, 2020. Los torneos se cancelaron por la pandemia y la temporada quedaba en el aire. Algo que estaba completamente fuera del control de Harris English. Sin embargo, aprovechó su tiempo fuera del campo para seguir mejorando.

Cuando se reinició la temporada, English estaba en forma. Fiel a su estilo, continuó sumando buenos resultados semana tras semana. Acabó la temporada 2020 con seis eventos en el Top-10, de 20 eventos, incluido un cuarto puesto en el Open USA. Desde verse con la espada y contra la pared, hasta subir el camino de regreso a la tierra prometida.

Y lo culminó en el segundo torneo de la temporada 2021: en el Sentry Tournament of Champions de Kapalua, en Hawai. Yendo líder después de cada una de las tres primeras rondas, English estaba en lo más alto de cara al último día. Incluso en el par tras la primera parte, tuvo que pisar el acelerador en los últimos nueve para mantenerse en la contienda.

Así lo hizo, haciendo birdie en cinco de sus últimos nueve hoyos. Su golpe de approach con hierro 3 en el par 5 del 18, uno de los hoyos de cierre de torneo más difíciles del Tour, se añadió al instante en su palmarés de mayores éxitos. El posterior doble pat para birdie le puso en el playoff con Joaquín Niemann. Y volvió a hacer birdie 18 en el desempate para hacerse con el título, el primero en ocho años.

Llámalo regreso, renacimiento o recuperación del nivel: el retorno de Harris English no se debió a una nueva habilidad, o algún tipo de cambio mágico en su swing. Tampoco cambió a una mentalidad diferente. Por mucho que haya preferido evitar enfocarse en su vida personal, nunca ha rehuido de las situaciones de presión en el deporte.

“Me encantaba tener la pelota en el último minuto de partido cuando jugaba al baloncesto, y pasa lo mismo con el golf”, afirma. “Todo depende de ti, hazlo o muere, ya sea un birdie, o irte a casa”.

Para Harris English, las victorias y los momentos positivos siempre son compartidos entre él, su caddie, su coach de swing y su esposa, Helen Marie. Este respeto por el equipo ahora lo lleva a alcanzar el siguiente objetivo en su carrera: ser seleccionado para los equipos de la Ryder Cup y la President’s Cup. Y no hace falta decir que para un hombre criado en Moultrie (Georgia, EE.UU.), el objetivo final reside a unas pocas horas por la carretera de su ciudad natal: conquistar la legendaria chaqueta verde en Augusta.

Innumerables profesionales del Tour atraviesan el tipo de problemas a los que English se ha enfrentado en los últimos años, aunque no siempre escuchamos hablar de ellos. Se necesita tener un carácter especial para salir de ello, y seguir por el otro lado del camino.

Esta experiencia ha fortalecido su determinación, por dolorosa que debió ser en aquellos momentos. Harris sigue teniendo el mismo carácter relajado que siempre ha mostrado, pero ahora adoptando un comportamiento de férrea actitud.

El Harris English 2.0 aprecia lo que le ha costado conseguir esta segunda oportunidad. Y no la va a desaprovechar.

Peter Millar es una marca distribuida por Holiday Golf en España y Portugal. Más información en www.holidaygolf.com.


 

Por REDACCIÓN