Opinión

Editorial – Las Ligas PGA Golf, en peligro de extinción

5 Septiembre 2019 – Parece que fue ayer cuando un padre de Valencia, amante de las carreras de fondo, apasionado del golf y entusiasta de ver competir a sus hijas jugando al golf – sin límite de hándicap –, Manuel Dutor, compaginaba su trabajo en el sector eléctrico para sacar adelante el proyecto de organizar el circuito de golf júnior más grande de Europa: las Ligas PGA Golf. Pues vale, después de cuatro años de éxito en cuanto a participación, en apenas tres meses lamentablemente puede verse abocado a bajar el telón por falta de un patrocinador principal, que no acaba de aparecer para seguir con el proyecto.

El proyecto arrancaba fenomenalmente, con los apoyos testimoniales de José María Olazábal, Jon Rahm y las jugadoras españolas del Ladies European Tour, y en Enero de 2016 se ponía en marcha con Ia I Liga Nacional Juvenil Campbell Lamont Golf – PGA, un sistema de torneos por liguillas zonales repartidas por toda España, con la gran final en La Sella Golf, para atender la demanda de pruebas y torneos golf para los chavales. Sin buscar la élite ni ser federativos, y a precios populares, empezaba con el respaldo de Campbell Lamont Golf Leagues y el compromiso de los profesionales de la PGA de España, organizando los torneos, con el valioso reconocimiento de las PGAs of Europe.

Yo ya le decía por aquel entonces: “Manuel, le estás haciendo el trabajo ‘sin estar en nómina’ a la RFEG, que es la que en verdad tendría que promocionar el golf entre las bases, el golf júnior y el golf familiar, con los presupuestos que maneja de las subvenciones y las cuotas de los federados, y no tu sólo con tu ilusión y tu fuerza de trabajo”. Ciertamente, en mi opinión, su proyecto ponía en evidencia la falta de ideas y la escasa efectividad de lo que hacen RFEG y las territoriales para combatir el declive del número de licencias desde la crisis de hace diez años, a sabiendas de que que programas como ‘el golf en los colegios’ no son suficiente.

Sí, porque el problema del golf español radica en que el número de jugadores noveles entrando por debajo de la pirámide poblacional de golfistas no cubren, ni de lejos, las bajas que se producen en retiradas anuales por arriba… Así es que un proyecto como el de las Ligas Juveniles, ya montado, le venía que ni pintado a la RFEG para salir en la foto, sin considerar la necesidad de financiación del mismo.

En los años 2016, 2017 y 2018 las Ligas experimentaron un éxito tremendo, con el añadido de los torneos amateurs para los familiares de los niños y niñas, llegándose a sumar unos 4.000 participantes en las diferentes Ligas (Juvenil, Amateur y Familiar), en el último año. Y a pesar del desengaño de algún colaborador de viajes en las primeras ediciones, los premios resultaban estimulantes para todos, como las becas IMG Academy en Florida, los bonitos trofeos o la ropa técnica Galvin Green, y las invitaciones para jugar el Circuito Seve Ballesteros PGA Tour.

Alicante y Murcia; Andalucía Occidental; Andalucía Oriental; Aragón, Navarra y La Rioja; Asturias y Cantabria; Baleares; Canarias; Castilla y León; Cataluña; Extremadura; Galicia; Madrid Centro; País Vasco, Navarra y La Rioja; Valencia y Castellón… con gran esfuerzo se han cubiertos todas las regiones. No sólo eso, ya que se ha agrandado añadiendo campos y jugadores de Portugal y Andorra.

Hasta ahora se ha avanzado mucho, incluida la construcción de una buena web. Y en 2019 las Ligas PGA Golf han seguido creciendo en dimensiones, con los embajadores de golf de la mano de PING (que pasan por decenas de colegios y son los propios golfistas júniors, quienes presentan el golf a miles de niños y niñas), la formación de Ivy Leagues Education e IMG Academy, la nueva competición por parejas Race to Carnoustie (Escocia), la Ryder Colombia y la final en Bom Sucesso (Portugal).

Y durante este recorrido, contadas reuniones clave en busca del patrocinador estrella que pudiera aportar no sólo un dinero que diera tranquilidad y seguridad al proyecto, sino vida a la promoción del golf infantil y familiar en toda España. “Como sabes, el mundo de los patrocinios en golf es complicado y si se trata de Ligas de golf con niños y familias, el problema se multiplica”, me decía Manuel Dutor, cuando anunciaba otro gran aliciente de las Ligas PGA Golf: diez invitaciones destinadas a los campeones para participar en el ‘2020 Champion of Champions World Invitational’, que se jugará en Irlanda en la primavera de 2020.

“Las Ligas van a desaparecer porque somos incapaces de encontrar un patrocinador para profesionalizar el proyecto y mantenerlo a flote, a no ser que se produzca un milagro en estos próximos tres meses. Me he quedado sólo en el barco y los profesionales PGA bastante tienen con lo que hacen. Así es que a no ser que consigamos un mínimo de 80.000 € para salvarlo, las Ligas PGA Golf se cierran. Muchas gracias a MyGolfWay por toda vuestra colaboración desinteresada durante todos estos años, que nos da chutes de motivación cada vez que subís noticias nuestras a las redes sociales”.

¿De verdad que no existe un Estrella Damm – patrocinador del Andalucía Masters y del Mediterranean Ladies Open -, una Mutua Madrileña – del Open de España y del Madrid Open de tenis -, un Santander – del Circuito Nacional Femenino -, un Reale – de la RFEG – o cualquier otra compañía o marca que pueda aportar una ‘beca’ de 80.000 € anuales para sostener este gran proyecto de las Ligas PGA Golf, que es el más grande de su clase en Europa, cargado de ilusión y sonrisas de los chavales y sus familiares, y que vean un buen marketing y rendimiento en la operación apostando por el futuro del golf español?

Pues realmente, mirando a la élite el golf español en el Tour podemos sentirnos bien orgullosos y tener la cabeza bien alta; y a la vez, mirando a las bases de futuro del golf español, avergonzarnos y tener la cabeza bien gacha.

Por Miguel Angel Buil