Bolas

Titleist – Un paseo virtual por el proceso de fabricación de las famosas bolas de golf Pro V1 y Pro V1x

12 Febrero 2021 – El proceso de fabricación de las nuevas bolas de golf Titleist Pro V1 y Pro V1x 2021 se acaba de exponer online para que los golfistas de todo el mundo lo conozcan a través del recorrido virtual por la sofisticada Titleist Ball Plant 3, desde la web de la marca, www.titleist.com.

El tour virtual, que está presentado por Iona Stephen, ex jugadora del Ladies European Tour y presentadora de Golf TV (Golfing World) y locutora de Sky Sports Golf, sigue los mismos pasos que haríamos si visitáramos en persona la famosa planta de fabricación, y que los golfistas y fans de la marca realizan cuando viajan a Massachusetts (EE.UU.) para visitar la llamada Ball Plant 3, descubriendo cómo se une cada capa de las Pro V1.

Estas son todas las paradas, reales y virtuales: 

  • La planta de la Titleist Golf Ball Technology (23.200 m2)
  • Mezcla de materiales (y primer molde)
  • Acondicionamiento (integridad del material)Extrusión (preparación de los bloques de material)
  • Asegurando la calidad (y el rendimiento)
  • Moldeado del núcleo (dando vida al motor)
  • Moldeado del doble núcleo (concentricidad)
  • Operaciones (control de cada paso del proceso)
  • Capa moldeada por inyección (añadiendo velocidad al núcleo)
  • Capa de revestimiento (afinando el rendimiento)
  • Mecanizado de precisión y aerodinámica (vuelo)
  • Titleist I+D (compromiso con el avance tecnológico)
  • Cubierta de uretano (sensación y control de química avanzada)
  • Pulido de precisión (uniformidad y simetría aerodinámica)
  • Caída vibratoria (superficie impecable)
  • Primer spray de revestimiento (consistencia aerodinámica)
  • Estampado e inspección (guías de excelencia)
  • Siguiente paso (el primer tee)

Y esta es una breve historia de cómo se ha llegado a este proceso:

 Jeremy Stone, vicepresidente de marketing de las bolas Titleist, comenta: “Desde que comenzamos a ofrecer recorridos por la Ball Plant 3 hace unos años, hemos tenido golfistas de todos los EE.UU. y de muchos rincones del mundo, que vienen para ver cómo se fabrican las bolas Pro V1 y Pro V1x”.

“Si bien esperamos con ansias el día en que podamos volver a dar la bienvenida a los visitantes de manera segura a la BP3, estamos entusiasmados de que golfistas de todo el mundo tengan ahora la oportunidad de mirar detrás del telón de nuestro proceso, aprender cómo se fabrica su bola de golf favorita, desde el núcleo hasta la cubierta, y vean todo lo que nuestros equipos de I+D y Operaciones están haciendo para ganarse su confianza en cada golpe”.

Muchos de los mejores jugadores del mundo también han viajado a la planta de bolas de Titleist, incluidos campeones de Majors como Adam Scott, Justin Thomas, Webb Simpson, Jordan Spieth y Bubba Watson.

Hablando sobre su visita Adam Scott explicaba: “Creo que lo más me sorprendió al visitar la planta es lo estrictos que son con los niveles de tolerancia para hacer la bola de golf, y lo rigurosos que son los controles para asegurarse de que la variación que haya entre una bola y otra sea muy pequeña. Para alguien cuyo modo de vida y sus sueños dependen de ello, es bueno ver la dedicación que Titleist pone para ofrecer a los golfistas la misma bola cada vez que salen de la caja”.

Por su parte Justin Thomas decía: “Ver el proceso de cerca me dio más confianza de la que ya tenía en mi bola de golf. Siempre confío en mi golpe cortado. Ese es un disparo con el que me siento muy cómodo y más consistente para el control de la distancia, y aquí he podido ver por qué puedo tener tanta confianza en ella, después de pasar por la planta. El proceso de hacer una sola bola de golf, y luego ver cómo se hace exactamente lo mismo, miles y miles de veces más, fue muy impresionante”.

Incluso las variaciones más leves en la construcción de la bola de golf pueden tener implicaciones dramáticas en el rendimiento. El proceso de test de Titleist revela que una bola de golf con un núcleo que esté tan solo un milímetro descentrado (más o menos el grosor de una tarjeta de crédito), puede producir en doble de la distancia de dispersión en cada golpe en comparación con un núcleo que está perfectamente centrado.

Por otro lado, una bola de golf con hoyuelos desiguales, tan poco como el ancho de un cabello humano, puede hacer que la bola vuele fuera de línea incluso cuando se cuadra perfectamente el golpe, como le pasó a Rafa Cabrera Bello cuando experimentó las diferencias aerodinámicas con el equipo técnico de Titleist en el Tour. Mira el vídeo:

 

Por Miguel Angel Buil