Drivers

TaylorMade Golf – El anillo de aluminio forjado, clave del proceso de fabricación del nuevo driver SIM2

22 Abril 2021 – La construcción del revolucionario anillo forjado es el motor que permite funcionar a la perfección los nuevos drivers SIM2 de TaylorMade. Y al igual que muchos otros mecanismos de alto rendimiento, requiere de un meticuloso y artesanal ajuste refinado, para que se comporte de la mejor manera posible.

El anillo en sí mismo es relativamente sencillo. La coloración azul anodizada es realmente muy llamativa y ofrece una estética premium única y original. Sin embargo, este conector de aluminio ligero es mucho más que un elemento de atractivo visual. Sin él, los ingenieros de TaylorMade no hubieran podido reconstruir por completo la cabeza del driver para liberar un nuevo nivel de permisividad y rendimiento.

Para apreciar cómo funciona su diseño, nos interesa saber cómo empieza todo.

Desmontando la cabeza de un driver SIM2 se descubre que está compuesta por cuatro piezas clave: el anillo de aluminio forjado, una corona de carbono de seis capas, una suela de carbono de nueve capas, y la copa de la cara de titanio fresada en su interior.

ANILLO DE ALUMINIO FORJADO

Utilizando un aluminio ligero y de alta resistencia, que está fresado con alta precisión, esta es la pieza clave que une los componentes fundamentales de la cabeza del driver, creando particular potencia superior. No hay soldaduras en la construcción de dicho driver, siendo el anillo el elemento central que mantiene unida todas las partes.

CORONA DE CARBONO DE SEIS CAPAS

El uso de una corona ligera permite la redistribución del peso para hacer que el palo sea más tolerante. Su textura entre tejida le proporciona un aspecto de primera calidad, a la vez que inspira gran confianza al jugador en la colocación.

SUELA DE CARBONO DE NUEVE CAPAS

Una suela más gruesa, que fue sometida a intensas pruebas para garantizar su durabilidad, es la que garantiza la resistencia de la pegada del driver oculta detrás del golpe desde el tee especialmente cuando este no está del todo bien ejecutado. Además, proporciona un ahorro de peso adicional, dando forma al generador de inercia asimétrico que bautiza al SIM2 con el nombre de las iniciales de ‘Shape in Motion’.

CARA EN FORMA DE COPA CON EL INTERIOR FRESADO

La copa de la cara fresada en su interior es la única parte de la cabeza del driver que está hecha de titanio. Detrás de la cara, el fresado interior computerizado (CNC) varía el grosor de la cara para generar un punto dulce inteligente, que abarca las áreas de la cara donde los golfistas impactan la pelota con mayor frecuencia.

UN ANILLO QUE UNE TODAS LAS PIEZAS DE LA CABEZA

Paso 1: Desde un bloque de aluminio de grado aeronáutico se da forma al anillo, utilizando una prensa de forja de 363Kg (800 Libras).

Paso 2: El anillo de aluminio forjado está fresado mediante CNC para obtener detalles precisos y una exactitud milimétrica, lo que reduce las inconsistencias del proceso de forjado.

Paso 3: Luego el anillo se somete a una limpieza y un pulido a fondo, antes de refinarlo mediante chorro de arena. Esto asegura un acabado superior y la mejor preparación posible para la unión.

Paso 4: El anillo está anodizado, un proceso comúnmente realizado para el teñido de metales, dándole esa rica coloración azul final.

Paso 5: Los detalles son grabados con láser, añadidos al exterior del anillo.

Paso 6: El anillo de aluminio forjado está unido a la copa de la cara fresada (que además ha sido forjada en titanio, pintada y fresada con un grosor posterior de precisión). La unión se realiza con el mismo adhesivo utilizado en las industrias aeroespacial y automovilística.

Paso 7: Con la estructura del driver colocada en su sitio, la suela y la corona se incorporan con el mismo adhesivo, antes de ubicar la cabeza en una máquina que aplica 40 puntos diferentes de presión. Los técnicos modifican los diversos puntos de presión para afinar el proceso de unión, añadiendo un nivel de artesanía que garantiza la perfección estética y su durabilidad de alta resistencia.

Paso 8: La cabeza se fija con calor a baja intensidad, se limpia y luego se cuida nuevamente a 93ºC (200ºF) para la unión final. Este paso acelera el proceso de conexión de las piezas de 24 horas a 30 minutos.

Paso 9: Para terminar, la cabeza casi finalizada se pone a prueba su coeficiente de velocidad ya que TaylorMade diseña sus drivers superando los límites reglamentados de la USGA, para luego, mediante el proceso de Speed Injection patentado por la compañía, devolverlo al límite legal de velocidad de la cara.

Resultado final: El resultado final es el SIM2, un driver reconstruido de una manera revolucionaria e innovadora, más allá de los cauces tradicionales de la industria del golf, para ofrecer al jugador la posibilidad de llevar su golpe de drive a una nueva dimensión.

Por Miguel Angel Buil