Campos

Entrevista – Kurtis Bowman, arquitecto que ha rediseñado el campo de La Hacienda Alcaidesa Links Golf Resort

12 Abril 2022 – La Hacienda Alcaidesa Links Golf Resort, en San Roque (Cádiz), antes conocida como Alcaidesa Golf, iniciará su despegue como destino de golf de lujo a partir de este verano con la reapertura de su campo Links espectacularmente rediseñado. Desde MyGolfWay ya lo hemos venido anunciando con su presentación en FITUR 2022, liderando una ambiciosa transformación, como sede de la gran final del XII Andalucía Golf Challenge, y como nuevo resort integrante de la exclusiva red European Tour Destination.

Millenium Hospitality, compañía especializada en el sector hotelero de lujo en España y Portugal, supervisa esta inversión multimillonaria de Euros con la intención de situar a La Hacienda en el mapa como uno de los resorts de golf de 36 hoyos de referencia en el sur de Europa. Y encabezando el proyecto de reconfiguración y rediseño de Alcaidesa Links figura el experimentado arquitecto de campos Kurtis Bowman, siendo este su primer proyecto en Europa.

La carrera de Bowman comenzó posiblemente con la mayor oportunidad de su vida, haciendo sus prácticas universitarias en el Augusta National Golf Club, el hogar del Masters. Pero dejemos que sea él mismo quien nos explique los detalles de su trabajo en La Hacienda Alcaidesa Links Golf Resort, rediseñando un club de golf con unas vistas impresionantes al Mar Mediterráneo, Gibraltar y África desde el área de Sotogrande.

MGW: Cuéntenos un poco sobre su experiencia y cómo llegó a la arquitectura de campos de golf. Tenemos entendido que realizó las prácticas en el Augusta National y trabajó para el estudio de Nicklaus Design.

KURTIS BOWMAN: Siempre me encantó el golf cuando era joven y sabía que quería que formase gran parte de mi vida. Traté de averiguar cómo podría trabajar en la industria y qué rutas profesionales estaban disponibles para mí.

Después de matricularme en la Ohio State University, le pregunté a mi profesor de agrónomo dónde podríamos hacer nuestras prácticas y su respuesta fue: ‘quien quiera que te contrate’. Siendo golfista, el lugar que más me interesaba era, por supuesto, el Augusta National Golf Club, la sede del Masters. Después de ser muy persistente conseguí una entrevista con Marsh Benson, quien supervisó el mantenimiento del campo de golf del Augusta National durante casi 30 años. Así es como obtuve la mayor oportunidad de mi carrera en uno de los campos de golf más emblemáticos del mundo, convirtiéndome en el primer estudiante del Estado de Ohio en lograr allí un trabajo. No solo porque sería genial tenerlo en mi currículum, sino porque, lo cual era más importante, me daba mucha confianza: Pensé, si puedo hacerlo, puedo hacer cualquier cosa.

Después de la universidad trabajé brevemente como asistente del superintendente del campo en el Atlanta Country Club, que en ese momento tenía un evento del PGA Tour, el BellSouth Classic. El arquitecto del campo en Atlanta trabajaba para Jack Nicklaus Design y pude suplicarle el tiempo suficiente para incorporarme a un trabajo que llamó Nicklaus, en 1996, y logró que yo entrara por la puerta. Lo mejor de esa empresa era que había muchos arquitectos de talento de los que aprender. Jim Lipe, quien era el arquitecto senior, involucrado en algunos de los mejores campos de Nicklaus, particularmente en Norteamérica y México, en verdad me acogió bajo su protección. Trabajé en algunos campos de gran prestigio en los EE.UU. y México, incluidos Mayacama en California y May River Golf Club en Carolina del Sur, así como Cabo del Sol, que siempre está valorado entre los dos mejores en México. Trabajé en casi 50 campos de golf durante mi tiempo en Nicklaus Design.

En 2016 inicié mi propia empresa y mi primer proyecto fue Santo Domingo Country Club, en la capital de la República Dominicana.

MGW: ¿Cómo describiría su estilo como arquitecto de campos?, ¿cuáles son sus tendencias en general?

KURTIS BOWMAN: Mi tiempo en Augusta ejerció una gran influencia en mí, y en última instancia sobre cómo diseño los campos de golf. La forma en que se juega en el campo, con un amplio espacio desde el tee que permite a los golfistas encontrar su bola y disparar hacia el green, así como la fuerza de los greens, son dos elementos que aparecen en todos mis proyectos.

Me gusta dar espacio a los golfistas y construir un trazado estratégico para los golfistas scratch o de handicap más bajo, sobre los que tienen que pensar y planear su camino. Aunque es igualmente importante para mí hacer que mis campos sean agradables para los golfistas menos experimentados o de handicap más alto.

La variedad es la chispa de la vida, y eso es ciertamente verdadero en un campo de golf. Con los greens, me gusta incluir variedad de contornos y en el tamaño de los greens. Me gusta que los pares 3 se jueguen de manera diferente: no quiero que los golfistas peguen el mismo hierro en todos los hoyos, quiero que usen un palo, una trayectoria y una forma de golpe diferentes. En los pares 4 y 5 también me gusta incorporar hoyos en los que los golfistas no se vean forzados a usar el driver. Pueden hacerlo si quieren, pero pueden optar por jugar un hierro largo en su lugar. Todos estos elementos unidos ofrecen una experiencia diversa y memorable.

En mis diseños tiendes a ver un hoyo de apertura ‘más fácil’, para facilitar a los golfistas comenzar la ronda. Donald Ross dijo una vez que el primer hoyo debería ser como ‘un cálido apretón de manos para comenzar la ronda’, y yo no podría estar más de acuerdo. El green del hoyo 1 de Alcaidesa Links es uno de los más sutiles, un par 5 que brinda a los golfistas la oportunidad temprana de anotar un birdie o incluso un eagle.

Siempre hay algunos elementos de mi diseño que podrían considerarse un poco controvertidos, con cosas como un falso frontal en algunos greens que repelen la bola. Me encanta cuando la gente se sienta a tomar algo después de la ronda y debaten sobre si una determinada característica les impresiona o les parece injusta. Creo que es bueno que los golfistas hablen sobre el diseño. Obviamente, no quiero que los golfistas critiquen muchos elementos del diseño del campo, pero algunos que jueguen con sus mentes se suma a la experiencia. Es bueno que los golfistas se preocupen por algo en el campo la próxima vez que lo jueguen, no me importa. Tratar de superar mentalmente algo con lo que se sienten incómodos forma parte del juego en un buen diseño de campo.

MGW: ¿Cuándo y cómo surge su participación en el proyecto de La Hacienda?, ¿qué le atrajo para involucrarse en él?

KURTIS BOWMAN: Durante mi tiempo trabajando en República Dominicana me presentaron a Javier Illán, presidente de Millennium Hospitality. En 2020 volé a España para visitar a Javier y conocer sus grandes planes para La Hacienda, y nos llevamos bien de inmediato. Al momento me enamoré de la finca y vi su potencial. La visión de Javier era exactamente lo que quería escuchar. Estaba preparado para darnos el presupuesto necesario para lograr lo que queríamos, que era remodelar todo el campo de golf y mejorarlo drásticamente.

Era mi primer campo de golf en el continente europeo. Era un proyecto de ensueño para un arquitecto de campos de golf, e iba a hacer lo que fuera necesario para ganar ese proyecto. Este es el tipo de lugar que puede cambiar la trayectoria de la carrera de alguien como yo.

MGW: ¿Cuáles fueron sus impresiones cuando vio por primera vez el lugar y el trazado original del campo?

KURTIS BOWMAN: Obviamente, me sorprendieron las espectaculares vistas al mar, algunas de las mejores que he visto en un campo de golf a nivel mundial. El hecho de poder ver el Mediterráneo desde todo el campo, así como el Peñón de Gibraltar, me dejó sin aliento.

Al instante vi cuánto potencial tenía este lugar, solo se necesitaba un campo de golf más memorable para encajar en el paisaje. Me di cuenta de que el diseño inicial del campo se desarrolló con un presupuesto mínimo. Era solo un campo de golf con greens y tees, sin una consideración real hacia la experiencia de los golfistas ni sobre cómo debería acentuar las impresionantes vistas del mar.

La mayoría de la gente que jugaron aquí nunca hablaron sobre el campo de golf en sí, solo de las vistas. Eso es algo que realmente hemos querido cambiar… Si pudiéramos crear un campo de golf que encajara con el entorno, entonces sería algo muy especial.

MGW: ¿De dónde le vino la inspiración para rehacer el nuevo campo Alcaidesa Links?, ¿y ha intentado incluir algún elemento de sus campos favoritos del mundo?

KURTIS BOWMAN: Mi inspiración provino de los campos de golf de California, particularmente de Cypress Point Club y Pebble Beach Golf Links. Cuando vi Alcaidesa Links por primera vez, dije que esta debería ser el Pebble Beach español. Por supuesto, el lugar es muy distinto, pero definitivamente es el campo links frente al mar más espectacular en España y, en mi opinión, tiene las bases para estar en la lista como uno de los mejores campos de golf del país.

Aunque una de las mayores diferencias es que Pebble Beach tiene algunos de los greens más pequeños de América, mientras que Alcaidesa Links tendrá algunos de los greens más grandes de España. Como he dicho, generalmente tiendo a preferir greens más grandes y con variedad de tamaños. Esto funciona particularmente bien en un campo resort, para poder distribuir el desgaste, lo que ayuda desde la perspectiva del mantenimiento.

MGW: ¿Se trataba de hacer de este un ‘campo resort’ realmente bueno, o un desafío para los golfistas de handicap bajo?

KURTIS BOWMAN: Con el espacio y el terreno disponibles, este nunca iba a ser un campo de golf largo. No teníamos como objetivo hacer un campo de golf que pudiera albergar un Major masculino o un torneo del Tour Europeo. La misión y el objetivo era crear un campo de golf en el que a los visitantes del resort les gustaría jugar, divertirse mucho y querer volver una y otra vez.

He diseñado un campo resort que pueda albergar torneos, en lugar de un campo de torneos en el que los visitantes del resort puedan jugar. Esta fue una guía acordado por la propiedad.

Para mí era importante darles espacio a los golfistas, especialmente en un campo resort. Mantener el golf en movimiento, darles espacio desde el tee y construir la mayoría de los greens de una manera que permita a golfistas de cualquier nivel hacer rodar la bola hacia arriba.

MGW: ¿Cuáles son las características clave del campo, y cuáles son los diferentes desafíos a los que se enfrentarán los golfistas?, ¿cuáles son los cambios más significativos con respecto al campo original?

KURTIS BOWMAN: Construimos nuevos tees, greens y bunkers para crear una estrategia completamente nueva para los golfistas que jueguen el campo. Un puñado de hoyos se han reinventado por completo, sobre todo en la recta final de vuelta a la casaclub. En parte para dar cabida a algunos de los nuevos desarrollos, como el hotel de 5 estrellas, pero también porque varios de ellos necesitaban mejoras importantes.

Quería conectar el campo de golf con el mar. Había algunos hoyos que estaban cerca y desde los que ni siquiera podías ver el mar antes del rediseño. Los tees estaban más alejados y las plantas llegaban a tener hasta cinco metros de altura, bloqueando las vistas. Ahora, tenemos realmente un campo de golf que está ubicado al borde del mar, y no existe nada igual en España.

El principal desafío en el campo es el viento, que tuvimos cuidadosamente en cuenta durante todo el proceso de diseño. Un viento viene desde tierra, el llamado Poniente, y otro que viene del mar, el llamado Levante. En función del viento que tengas, el campo de golf se jugará de una manera extremadamente diferente. Entonces, una de las cosas que hice en el diseño fue construir tees ‘freeform/ribbon’, que son básicamente tees que no son totalmente planos. Algunas partes son planas, pero ruedan y caen como hace el campo de golf, pero con mucho espacio en el tee – algo que no teníamos antes del rediseño -, que da la oportunidad a los greenkeepers de elevarlo (Levante) o retrasarlo (Poniente), en función del tipo de viento. Algunos hoyos, como el 4, son jugables de drive si tienes el viento de Poniente detrás tuyo.

La mayoría de los greens (alrededor del 90%) permiten a los golfistas hacer rodar la bola hacia arriba en el green, aterrizar una bola corta y que rebote hacia arriba en el Green, como en la mayoría de los campos de golf del Reino Unido. Debido a que el viento es tan fuerte en La Hacienda, estos greens no tienen que mantenerse a una velocidad muy rápida. De hecho, no queremos que vayan a 12 ó 13 de Stimpmeter, ya que la bola se iría lejos. La forma en que he diseñado el campo de golf es con contornos más interesantes en los greens, para que todavía se puedan mantener a una velocidad digna, digamos de 9 ó 10, pero los golfistas aún pueden jugar con viento sin que su bola se mueva en el green.

MGW: ¿Puede elegir un par de hoyos del campo que le gusten especialmente, y contarnos un poco más sobre ellos?

KURTIS BOWMAN: Los hoyos a lo largo del mar, obviamente, destacan. El hoyo 5, un par 5 cuesta abajo, será el hoyo más fotografiado de España. Cuando te detienes en el tee, estás mirando directamente hacia la costa del Mar Mediterráneo y directamente al Peñón de Gibraltar. Los días que haga viento de Poniente, se podrá ver todo el espacio hasta Marruecos.

Remodelamos este hoyo por completo y movimos una gran cantidad de tierra para que se jugara como queríamos. Cambiamos la calle para crear planos que se adaptasen a los golfistas, dándoles una oportunidad legítima de llegar al green de dos, o jugar un golpe digno para empezar. Antes, los planos estaban siempre en cuestas incómodas y extraordinariamente difíciles. El green no estaba originalmente en el mar, estaba a unos 60 metros de distancia, así que deslicé el green hasta donde estaba el green del 13, y luego combiné los dos greens para hacer un doble green enorme, justo a la orilla del mar. Ahora tiene casi 2.000 metros cuadrados y probablemente sea el green más grande de España. Este green ahora es increíblemente dramático, y seguramente dará que hablar a la gente y grabe el hoyo en la memoria de los golfistas.

El hoyo 9 era uno de mis hoyos menos favoritos y más flojos del campo de golf original. Movimos la mayor cantidad de tierra posible en este hoyo para mejorarlo ampliamente, convirtiéndolo en uno de los más agradables, y que siento que a la gente más le gustará. Este es, en definitiva, el hoyo más diferente y mejorado. Ahora es un hoyo de golf verdaderamente bonito. Movimos el green a la izquierda en 20 metros, cortamos y levantamos la calle, también incorporamos algunos bunkers de calle en el lado derecho del hoyo para que esté bien inclinado de derecha a izquierda, dejando un amplio espacio de calle para un golpe de approach cuesta arriba hacia el green.

Otros hoyos destacados incluyen el 6, par 3. Este solía ser un hoyo olvidable, donde jugabas por encima de un estanque. Eliminamos este estanque y lo convertimos en uno de los hoyos más exigentes del campo de golf, a pesar de ser el más corto. Tiene un espectacular green colgado, con el Peñón de Gibraltar justo detrás. El green del 13 es uno de los más interesantes del campo, ya que conecta con el antes mencionado 5 como doble green. Tiene una sensación de ‘links’ de St. Andrews, con algunos contornos grandes, y movimientos y posiciones de bandera originales. El Faro de la Carbonera proporciona un espectacular telón de fondo a este hoyo.

MGW: ¿Qué importancia tiene para usted el tema de la sostenibilidad a la hora de construir un campo de golf?, ¿tiene algún césped específico o elementos que le respalden en ello?

KURTIS BOWMAN: Es absolutamente clave. Una de las peores cosas que le pueden pasar a un arquitecto de campos es construir un campo de golf que no sea sostenible o que no se pueda mantener. Obviamente, queremos que el campo dure y se disfrute en el futuro.

Con respecto a los tipos de césped, hemos utilizado césped de estación cálida, predominantemente la hierba Bermuda, tanto en los greens como en las calles, lo que permitirá usar menos herbicidas y seguirá rindiendo bien en verano. Usamos festuca alta alrededor de los bunkers, que les da un buen contraste, color y textura, pero que también es una de las variedades que se puede usar en esa área para la temporada fresca.

También usamos una mezcla de festuca nativa en las áreas alejadas del juego. No nos importa si se amarrona en el verano; eso es lo que queremos, para dar la verdadera sensación de ‘links’. No hay un gran aporte químico de fertilizantes, herbicidas, pesticidas en las zonas nativas; queremos que se mantengan auténticas y rústicas.

Construimos los tees de manera que no es necesario mantenerlos con cortacéspedes manuales. En lugar de enviar a tres o cuatro greenkeepers para cortar los tees, esto se puede hacer con una triplex o incluso con cortacéspedes de calle, lo cual requiere de mucho menos trabajo.

En cuanto a los greens, se han diseñado con contornos que, como he comentado antes, no tienen por qué ser los más rápidos. Si construyes greens planos sutiles, tienden a no ser excitantes o interesantes a menos que se mantengan a una velocidad muy alta. El contorneo aún los convertirá en algunos de los más interesantes del país, a pesar de no ser los más rápidos.

MGW: En su opinión, ¿cuáles son las cualidades de un buen campo de golf y las características que te hacen querer jugarlo una y otra vez?

KURTIS BOWMAN: La jugabilidad es el factor más importante. No es divertido para los golfistas si siguen perdiendo bolas en cada hoyo, y si resulta demasiado difícil. Dicho esto, ninguno de los mejores campos de golf del mundo se considera fácil. La consecuencia y el desafío, y el ‘riesgo versus recompensa’, son una parte clave de lo genial del golf. Cuando tienes un reto frente a ti y lo superas, esa es una de las mejores sensaciones que puedes tener, y eso es lo que mantiene a la gente enganchada y hace que el golf sea tan divertido. Los jugadores tienen que divertirse, pero también ser retados a lo largo de la ronda.

El impacto en la memoria también es decisivo. Un golfista que dice que no recuerda un determinado hoyo o green es más que un insulto para mí, como arquitecto de campos, que decir que no le gustó en particular, o que no está de acuerdo con él. Al mirar los grandes campos en los que he jugado, puedo recordar todos y cada uno de los hoyos cuando termino. Quiero construir campos que vivan en la memoria.

Por último, la diversidad y la variedad son lo que hace que la gente regrese. Quiero ser lo suficientemente creativo en el diseño para que los golfistas aprendan algo nuevo sobre el campo cada vez que lo jueguen, ya sea evitando un peligro determinado, jugando en una parte diferente de un green en concreto, o usando un palo distinto. Cuando un golfista termina su ronda, quiero que al instante se sienta entusiasmado de volver a jugar en el campo, para tratar de superar un determinado desafío o revivir una experiencia memorable.

MGW: Cuando se complete el proyecto de La Hacienda, ¿qué hará para elevar el estatus del resort en el escenario mundial como destino de golf?

KURTIS BOWMAN: Existe un montón de grandes campos de golf en la Costa del Sol. Una cosa que faltaba era un gran campo links frente al mar. Ahora, esto se ha añadido a la oferta, junto con el hotel de 5 estrellas, los bienes inmobiliarios, la casa club, las instalaciones de prácticas, el beach club y la casa a medio camino, lo cual ha elevado el nivel de todo el complejo. A pesar de lo buenas que son las otras sedes cercanas, ninguna de ellas está ubicadoa en un lugar ni siquiera cerca de La Hacienda. Honestamente, esta es una de las vistas más dramáticas y espectaculares que he visto desde un campo de golf en todo el mundo.

Ahora, si combinas esto con un gran campo de golf, que es agradable de jugar para golfistas de todos los niveles, definitivamente estará en las conversaciones como uno de los mejores campos de España, y se añadirá a la lista de campos imprescindibles de jugar para los jugadores que recorren la Costa del Sol.

Muchas gracias Kurtis Bowman, gran trabajo.

Por REDACCIÓN