Tour Europeo

Tour Europeo – Pablo Larrazábal gana el Alfred Dunhill Championship peleando hasta el final

1 Diciembre 2019 – Después de tres primeras rondas de 66, 69 y 70, que le situaban como líder del torneo, y saliendo hoy domingo a la vuelta final con ventaja, el golfista español Pablo Larrazábal ha sufrido lo suyo pero con una notable fuerza de voluntad ha culminado la remontada, consiguiendo ganar su quinto título del Tour Europeo. En un dramático final ha salido victorioso del Alfred Dunhill Championship 2019.

El catalán comenzó el día tres golpes por delante, pero tuvo que luchar contra las ampollas en un pie y las complicaciones de su juego durante la ronda final en Leopard Creek CC, en Sudáfrica, padeciendo seis bogeys y un doble bogey hasta el hoyo 13, que le hacían caer tres golpes atrás en la clasificación.

Bogeys en los hoyos 1, 3 y 5, birdie en el 6, doble bogey en el 7, bogeys en el 8 y 9… parecía que Pablo iba a arrojar la toalla. Pero en los segundos 9 comenzó a mejorar con un birdie en el 11, bogey en el 13, y el sprint final con birdies en los hoyos 15, 16 y sobre todo el del 18, le han dado a Pablo Larrazábal el premio que ha merecido por ser el mejor golfista de la semana en Leopard Creek.

A pesar de una ronda de 75, sus 280 golpes y 8 bajo par le han permitido vencer en el primer torneo de la temporada del Tour Europeo 2019/20. Un golpe mejor que el sueco Joel Sjöholm, quien completó un notable esfuerzo de fin de semana con 68 y 69, para terminar en 7 bajo par.

Por su parte el holandés Wil Besseling, líder de la primera ronda con 65, se aupó al liderato durante la mayor parte de la vuelta final. Sin embargo, en el hoyo 14 perdió todas sus opciones después de que su segundo golpe terminara en las rocas, detrás del green. Su 74 le ha dejado empatado en el tercer puesto con los favoritos locales Branden Grace y Charl Schwartzel.

RESULTADOS

«Me desperté esta mañana y pensé que no podría jugar», decía Pablo Larrazábal al salir de entregar la tarjeta. «No podía ponerme el zapato, no podía caminar hasta el buggy. Realmente luché en los últimos nueve hoyos. Tengo una gran ampolla en un dedo del pie derecho y me dije a mí mismo: «Si Tiger puede ganar un Open USA con una rodilla rota…» y simplemente peleé duro».

Larrazábal se ha pasado cuatro años y medio sin una victoria en el Tour Europeo, por lo que añadía: «Ha sido un largo camino en los últimos años y aquí es donde quiero estar. Quiero agradecer a toda mi familia y mi esposa. Este es un lugar que realmente amo y volveré hasta que ya no pueda jugar”.

“Ser de nuevo ganador significa mucho para mi. He estado trabajando duro, he puesto tantas horas como he puesto en mi carrera de golf, y ha sido para esto», concluía Pablo Larrazábal.

Por REDACCIÓN