Drivers

Test: Driver M1 TaylorMade Golf

TEST-M1-01

30 Noviembre 2015 – TaylorMade Golf nos tiene muy ‘mal’ acostumbrados a cruzar nuestro umbral de superación cada vez que lanza un nuevo driver. Y sin duda con el nuevo M1… lo ha vuelto a lograr. La expectación generada en su espectacular lanzamiento mundial a principios de Septiembre ya se ha plasmado en los tours profesionales, y para MyGolfWay.com es momento de trasladar ese entusiasmo a pie de campo, lo cual hemos hecho en el CG Sant Cugat (Barcelona).

El driver M1 es distinto e innovador, pero no explícitamente nuevo, ya que los materiales de su construcción han sido previamente usados y avalados por la industria del golf. Sin embargo, la combinación y proporción de dichos materiales, junto a las tecnologías propias de TaylorMade Golf, es lo que hace único y diferencia este driver por si mismo.

TEST-M1-02

Como en la forma de hacer la corona, más ligera con fibra de carbono, que permite situar el peso y por lo tanto el centro de gravedad (CG), más bajo en la suela, para mejorar las condiciones de lanzamiento. El compuesto de carbono entrelazado se elabora ahora de una forma más depurada que en los drivers de hace media década, dándole además un fantástico look racing hasta el final de la cabeza.

TEST-M1-04Ese compuesto de carbono que otras marcas habían empleado antes, TaylorMade Golf decidió no aplicarlo hasta haber conseguido sacarle un mayor rendimiento que con una cabeza sólo de titanio. De ahí el apodo del M1 THE UNMETALWOOD – el driver no metálico -. La tecnología y el coste de producción elevan su precio final, pero ahora que está aquí, si lo has visto en las tiendas y tienes la oportunidad de probarlo, dado su garantizado mayor rendimiento nos queda claro que ha llegado para quedarse una buena temporada. Y sin duda alegrará la vida a cualquiera que se lo ponga en la bolsa de golf, como ya hacen Jason Day, Dustin Johnson, Justin Rose o Sergio García.

TEST-M1-03

La sección delantera de la corona es de titanio y en blanco, por lo que el M1 rompe con la controversia entre blanco o negro, con una opción mixta que puede seducir a partidarios de ambos bandos. Vemos claramente que el contraste del blanco entre la cara oscura y el negro de la corona de carbono te ayuda en el alineamiento y a cuadrar la cabeza con la bola en el impacto.

TEST-M1-07

El peso ahorrado en la corona se traslada al Sistema T-Track de la suela, que ahora cuenta con un pesó móvil de color negro y 15g en el raíl frontal, que se desliza de derecha a izquierda, mientras que otro peso móvil de color rojo y 10g se desliza por un raíl perpendicular de delante a atrás. El primer peso te permite crear un Draw, un Fade o un golpe Neutral, y el segundo influye sobre al ángulo de lanzamiento, con una salida más alta conforme más adelantado está. Mediante los dos raíles separados también puedes desplazar un poquito el CG a derecha o izquierda.

TEST-M1-12

En el raíl frontal tienes hasta 18 posiciones en las que fijar el peso, mientras que en el perpendicular tienes 15, con lo cual te ofrecen hasta 270 combinaciones posibles. Si a ello le sumas las 12 configuraciones del hosel, y las cuatro del loft de 8,5º a 12º, te salen hasta 12.960 opciones. Parecen muchas ¿no?, pero lo cierto es que su sistema de personalización te permite ajustar el palo con extremada exactitud en base a tus características y preferencias, y de una forma muchísimo más fácil y rápida que con anteriores drivers ajustables.

TEST-M1-08

Ponemos nuestro driver M1 de demo (loft 10,5º, y varilla Fujikura Pro 60, flex Regular, empezando con configuración Neutral y trayectoria Media) en manos de Enricco Rissi, prometedor jugador del CG Sant Cugat, quien pega una serie de bolas delante del radar FlightScope. “Noto la cabeza bastante ligera y manejable, comparado con mi actual AeroBurner. La cara te da muy buen contacto, el sonido y la sensación son excelentes, y la bola sale muy muy larga”, son sus primeras impresiones. “Aunque para mí me vendría mejor una varilla X, el palo me gusta mucho”.

TEST-M1-06

Elegir el loft correcto de la cabeza girando el hosel y luego mover los pesos de la suela son los pasos previos para conseguir el mejor ángulo de lanzamiento según tu velocidad de swing y las revoluciones de tu spin de salida.

TEST-M1-09Probamos la sensación del M1 cambiando primero el loft y luego moviendo los pesos de la cabeza: “Tiene muchas opciones para cambiar la trayectoria, y la verdad es que se nota mucho la diferencia de pegar cambiando el loft o los pesos. Cuando me he sentido más cómodo y pegando mejor es con la configuración de vuelo de bola Neutral y trayectoria Media”, afirma Enrico Rissi.

Cambiar la configuración produce unas veces peor rendimiento y otras parecido sin notarlo tan bien, hasta que das con el rendimiento óptimo según las sensaciones del jugador, corroborado por los datos del radar.

Su entrenador Carlos Vivas, golf coach de la Junior Golf Academy lee los datos del FlightScope y comenta: “Lo más significativo es que con la configuración estándar ya le ha salido un mejor Smash Factor. Del 1,45 con el AeroBurner ha pasado a 1,49 con el M1. La bola le ha salido más rápida y alcanza más distancia con menos spin de salida. En spin, de 3000 ha pasado a 2500 rpm, y en distancia de vuelo ha hecho 250m de media, 5m más de carry con una varilla que no es la suya… Contando el bote y rodadura de la bola podría hacer tranquilamente 15m más. Está muy bien este driver, y lo bueno es que te permite hacer múltiples combinaciones hasta dar la que mejor le vaya”.

TEST-M1-05

“Observando el apartado de optimización del driver en el FlightScope, haciendo coincidir los mejores números de Enrico este llegaría a los 290m de carry”.

Para acabar de hilar fino, el M1 se puede escoger entre tres opciones de varilla de serie: la Fujikura Pro 60 te da un lanzamiento alto, el de la Mitsubishi KuroKage TiNi Silver 60 es medio, y con la Aldila Rogue Black 70 es bajo. TaylorMade también ofrece 19 varillas adicionales sin sobre coste, con diferentes modelos de Fujikura (Fuji Pro, Pro 70, Speeder), Matriz Ozik (White, Red y Black Tie), Aldila (Rogue y Tour) y Mitsubishi; y otras 9 con cargo adicional, de UST (Elements CHROME), Mitsubishi (Diamana y Fubuki), Project X 65 y Graphite Design (Tour AD). Así que puedes escoger entre 22 varillas de alta gama al mismo precio. Y si prefieres una cabeza más pro, tienes el driver M1 430cc.

Como consecuencia de sus numerosas opciones podemos decir que el M1 es un driver para todo el mundo que busque maximizar su rendimiento desde el tee, y quiera o pueda invertir en mejorar las prestaciones de su bolsa de palos.

DRIVER TAYLORMADE M1

  • Palo de test: Driver M1 (10,5º, varilla Fujikura Pro 60, flex Regular).
  • Probador: Enrico Rissi (hándicap +0,3), joven promesa del CG Sant Cugat.
DISEÑO
DISTANCIA
PRECISIÓN
TOLERANCIA
SENSACIONES
OPCIONES
CALIDAD/PRECIO
DESTINADO A… Handicaps medios y profesionales
PROMEDIO

 Por su producción premium, fiabilidad tecnológica y capacidad de personalización, sin duda el driver TaylorMade M1 sube el listón del rendimiento en la categoría de los drivers. Elegir el efecto de vuelo de la bola, y sobre todo el spin de salida, como hemos experimentado, te garantiza la emoción de llegar más lejos, y bajo mayor control.

 Dado su alto grado de tecnología y rendimiento, pocas reparos se le pueden sacar al M1. Por su elevado precio, no va a estar al alcance de todos. Y comprarlo directamente del estante no es la mejor opción. Es recomendable pasar por un fitting con monitor de lanzamiento para dar con la configuración y el spin que te van a dar la mayor distancia.

FICHA TÉCNICA DRIVER M1

TEST-M1-11

  • El más largo de TaylorMade: Construido con un CG extremadamente bajo, que permite una eficiente transferencia de energía para mayor velocidad de bola.
  • Sistema de fitting personal: Fitting de nivel Tour sin pasar por el camión.
  • Configuración loft del hosel: Hasta 4º (+/-2º), 12 posiciones, para ajustar las preferencias de ángulo de la cara, loft y lie del golfista.
  • Sistema T-Track: Raíl frontal (peso de 15g para configuración múltiple de Draw, Neutral y Fade); raíl posterior (peso de 10g para configuración múltiple de lanzamiento alto, medio y bajo, y spin).
  • Cabeza: Multimaterial, de 460cc o 430cc. Lofts: 460cc (8,5º, 9,5º, 10,5º, 12º); 430cc (8,5º, 9,5º, 10,5º). Lie: 58º-62º. Longitud: 45,5”. Swingweight: D4. Varillas de serie (flexibilidad): Fujikura Pro 60 (X, S, R, M); Mitsubushi KuroKage TiNi Silver 60 (X, S, R); Aldila Rogue Silver 70 (X, S). Grip: TaylorMade Lamkin Performance 360 (52g). Zurdos: 460cc (9,5º, 10,5º); 430cc (9,5º, 10,5º).
  • PVP aprox.: 599 €.

TEST-M1-10

Por Miguel Angel Buil