Entrevistas

Entrevista – Javier Ballesteros, satisfecho de haber conseguido la tarjeta para el Alps Tour 2019

23 Diciembre 2018 – Javier Ballesteros, el hijo mayor de Seve, ha sido uno de los protagonistas de la final del circuito infantil ‘Seve & Jon golf for kids’ de ayeren Meaztegi Golf, en Ortuella (Bilbao). Durante el evento, fue una buena ocasión para conocer sus impresiones después de haber conseguido la tarjeta para jugar el Alps Tour 2019, en la Escuela de Clasificación celebrada en La Cala Resort, donde quedó el 15º empatado.

MGW: ¿Qué te parece la iniciativa del ‘Seve & Jon golf for kids’?
JAVIER BALLESTEROS: Unir los dos nombres es muy especial. Desde que surgió la idea, todos en la familia estamos encantados. Jon ha dicho muchas veces que mi padre es su ídolo y lo cierto es que se asemejan mucho, los dos tienen mucha raza y una pasión especial. Jon es presente y futuro del golf y tiene todo para ganar Majors y muchos torneos.

MGW: Todo un éxito acabar el año consiguiendo la tarjeta del Alps Tour 2019…
JB: Estoy muy contento por haberla conseguido. No tengo el don que tiene Jon o el que tenía mi padre, pero tengo muchas ganas y le pongo mucho trabajo, y aunque me va a costar, vamos a llegar lejos en el mundo del golf.

MGW: Del circuito nacional Seve PGA Tour al Alps Tour. ¿Hasta dónde crees que se puede llegar?
JB: Que en España tengamos un circuito nacional es importante. Lo que ha hecho Jon lo vemos como si fuera normal pero no lo es, no hay muchos jugadores así. Hay gente que está en el circuito nacional y llega arriba. El ejemplo es Matt Wallace, del Alps Tour casi llega a jugar la Ryder Cup. Estuvo unos años jugando el Alps, ha ganado tres veces y es el 44º del mundo.

MGW: ¿Cuáles son tus recuerdos más especiales de Seve que guardas en tu memoria?
JB: Me quedo con el Open Británico de 1984, que luego dio lugar al logo de nuestro padre con el puño levantado. Lo mucho que le quería y se lo demostraba el público británico, y encima ganar el Open y en St. Andrews, no se puede pedir más. Fue muy especial cuando le hice de caddie en 2006. El primer día jugamos con Ian Poulter y Shaun Micheel. La ovación que le dieron me puso la piel de gallina, fue increíble. Para mí siempre será muy especial. Él no lo iba a jugar y yo le pedí que jugase. Guardo un recuerdo increíble. Tenía 16 años”.

MGW: ¿En que se parecería el juego de Jon al de Seve en el campo de golf?
JB: Son diferentes. Pero los dos le pegan muy largo y en el juego corto, Jon tiene magia y mi padre también la tenía. Los dos tienen unas manos especiales que para el golf hacen mucha falta.

MGW: Por último, ¿cómo van las labores de la Fundación Seve Ballesteros?
JB: Vamos despacio porque queremos tener muy claro a dónde queremos llevar el legado de nuestro padre. Los fines fundacionales son dos: por una parte la investigación de los tumores cerebrales a través del laboratorio que lleva su nombre, y el acuerdo que tenemos con el CNIO (Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas).

En el Hospital Valdecilla (Santander) hemos construido una zona para que los niños que están ingresados puedan jugar al golf y se haga más amena y llevadera su estancia. También colaboramos con la Fundación Aladina y entregamos pequeñas becas a niños a través del Desafío que se organiza cada dos años. Hay más ideas que nos gustaría desarrollar pero, como he dicho, vamos a esperar hasta tener claro cómo continuar con el legado de mi padre.

Fotos: ©Tristan Jones

Por REDACCIÓN