Amateurs

Salud – ¿Es recomendable el deporte, y en concreto el golf, durante el embarazo?

30 Mayo 2021 – Durante la ultima década, la notable incorporación de la mujer a la práctica deportiva ha demostrado las beneficiosas expectativas de la salud femenina. Aunque a su vez planteaban una serie de interrogantes a los médicos generalistas, siendo uno de ellos si debía suspenderse su actividad deportiva en caso de embarazo.

Solo en algunos casos, poco frecuentes, el ginecólogo recomienda no realizar ninguna actividad física; pero no por estar embarazada el ejercicio está vetado. Hay deportes prohibidos que se deben evitar. Sin embargo, se pueden dar paseos a buen ritmo, nadar y moverse libremente en el agua, la bicicleta en terrenos llanos, incluso el golf. La cuestión es estar en forma, controlando la intensidad, manteniendo los músculos tonificados y el corazón activo, aumentar la flexibilidad y la resistencia, favorecer el sistema respiratorio y, sobre todo, que las conexiones madre-bebé estén en buena sintonía.

Según los especialistas, el golf ya de por sí destaca como un extraordinario recurso de ocio, en auxilio del estrés y la incomunicación, ayudando a establecer el imprescindible equilibrio psico-físico tan relacionado con la felicidad. Caminar por esos verdes y cuidados campos constituye uno de los mejores estímulos que facilitan nuestra vida y la convivencia social.

Aunque las demandas físicas del impacto a la bola pueden ser intensas para músculos y huesos, los periodos de descanso entre golpe y golpe son largos, y la mujer siempre puede basar su equilibrio y regularidad compensando esa frecuente menor distancia con una precisión de approach, chip y pat superior.

En el embarazo es fundamental que la golfista elija una vestimenta adecuada, amplia, cómoda y funcional, tanto exterior como interior, sin necesidad de renunciar a la estética pero que le permitan realizar el swing sin que sufran las zonas más sensibles del cuerpo.

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Blair O’Neal (@blaironealgolf)

Lo que hay que saber es que durante el embarazo existen una serie de cambios morfológicos que, aunque no impiden la práctica del golf, se deben tener en cuenta a medida que el periodo de gestación avanza. Estos obligan a que los movimientos se adapten a una nueva estática. Con el aumento de peso corporal y de volumen abdominal, y el desplazamiento del centro de gravedad, se han vigilar, por ejemplo, los conocidos efectos de lumbago y ciática, y la repercusión en sobrecargas en rodilla, tobillos y pies.

Es preciso conocer todos estos cambios, ya que adaptando los movimientos a esta nueva situación, el golf en esta fase de la vida sigue ofreciendo los beneficios por todos conocidos. Para las ya acostumbradas a practicar el golf es más sencillo seguir jugando estando embarazada. Además, muchas de estas molestias pueden controlarse con medios recomendados y sugeridos por el ginecólogo.

Independientemente de la formación física de base y con el entrenamiento adecuado, es fundamental una buena predisposición psicológica para seguir practicando deporte durante el periodo de gestación. Lo más importante es tener sentido común, y escuchar a tu ginecólogo, que debe aprobar el ejercicio que te propongas.

ENTREVISTA CON IRENE HURTADO, GINECÓLOGA DE SANITAS

Entrevista con Irene Hurtado, médico especialista en obstetricia y ginecología en Sanitas, que nos cuenta todo lo que debemos saber sobre deporte y embarazo: deportes más adecuados, beneficios para la embarazada y el bebé, buenas prácticas, frecuencia e intensidad del ejercicio.

¿Es recomendable el deporte durante el embarazo?

IRENE HURTADO: Es muy recomendable siempre que no esté contraindicado. Sin embargo, a día de hoy, solo el 30% de las mujeres que están embarazadas van a continuar haciendo actividad física. El predominio del sedentarismo puede aumentar patologías o complicaciones durante el embarazo, como el sobrepeso, la obesidad, la diabetes o la hipertensión.

Lo primero que hay que hacer antes de prescribir una actividad física es valorar individualmente a la embarazada y ver que realmente no tenga ninguna complicación, ninguna patología previa al embarazo o que haya surgido durante el embarazo y que contraindique la realización de actividad física. Una vez que esté descartado, lo ideal sería recomendar un deporte combinado de actividad física aeróbica y ejercicios de fuerza o resistencia.

Lo ideal en cuanto a ejercicio aeróbico es realizar actividades que muevan grandes grupos musculares como por ejemplo las caminatas, correr en el primer o segundo trimestre, la elíptica, la bici estática o el remo. Además, las actividades acuáticas también son muy recomendables porque la mujer embarazada va a estar en flotación, sin gravedad, y por lo tanto se va a sentir más ágil y para ella va a ser más fácil realizar, tanto actividades aeróbicas como actividades de fuerza y resistencia.

Es muy importante también hacer ejercicios para mantener una buena musculatura del complejo core, es decir, del abdomen, glúteos y lumbar porque es lo que más modificaciones va a sufrir en el embarazo por el peso del cuerpo y porque va cambiando el centro de gravedad.

¿Cuáles son los beneficios del ejercicio físico para la embarazada?

IH: Hay muchos beneficios tanto para la embarazada como para el feto. Vamos a ayudar a mantener o mejorar tanto la función cardíaca como respiratoria, además va a ayudar a mejorar o mantener nuestra fuerza, nuestra resistencia, nuestra agilidad o el equilibrio, que se va perdiendo a medida que avanza la semana de gestación. Mejora nuestra motilidad intestinal, por lo tanto, disminuye el estreñimiento. Por otro lado, los ejercicios de suelo pélvico van a ayudar a disminuir el riesgo de incontinencia. También nos va a ayudar a evitar una ganancia excesiva de peso, por lo tanto, vamos a evitar que el feto coja un peso excesivo y sea patológicamente grande con las consecuencias que puede acarrear en su vida adulta.

¿Cuánto tiempo semanal es recomendable hacer ejercicio?

IH: Más o menos entre 3 y 5 días, 45 minutos o una hora en cada sesión, o realizar 5-7 sesiones semanales de media hora más o menos. Evidentemente en pacientes embarazadas que hayan sido sedentarias previamente se recomienda que ese ejercicio vaya aumentando poco a poco y se vaya graduado tanto el número de sesiones como la intensidad.

Pues mujeres que prácticamente no hayan realizado actividad física durante su vida se recomienda que hagan ejercicios que sean fácilmente reproducibles, es decir, que muevan grandes grupos musculares y que no sean muy complejos, como por ejemplo grandes caminatas, realizar elíptica, bici estática… y que puedan medir fácilmente la intensidad del ejercicio que están haciendo. Normalmente en estas mujeres se recomienda realizar un ejercicio en el que puedan mantener una conversación. Ese es el nivel de esfuerzo más o menos que se recomienda a estas embarazadas.

¿Cuál es la práctica deportiva menos recomendable?

IH: No se recomiendan deportes que supongan un riesgo de traumatismo abdominal o deportes de contacto, como por ejemplo el judo o el fútbol. Otros donde podamos tener un riesgo de caída, como la equitación, el esquí, el alpinismo… tampoco se recomiendan ejercicios que se realicen a altas temperaturas, como el hot yoga, ejercicios donde haya cambios de dirección bruscos de las articulaciones, como por ejemplo el tenis o el fútbol. El buceo tampoco está indicado porque el feto no es capaz de adaptarse a los cambios de presión. Tampoco se puede realizar cualquier tipo de abdominal, por ejemplo, los abdominales tradicionales no los podemos hacer y los hipopresivos tampoco porque son en apnea.

Una vez se ha dado a luz, ¿se puede seguir haciendo deporte?

IH: Sí, se puede seguir haciendo. Se considera el periodo de puerperio desde que damos a luz hasta más o menos las seis semanas posparto, que es lo que tarda generalmente en recuperarse el organismo de la madre. El ejercicio en el posparto es muy beneficioso tanto a nivel físico como a nivel mental. Va a disminuir el riesgo de depresiones postparto, nos va a ayudar a recuperar nuestra silueta antes y a encontrarnos mejor. Otra cosa muy importante de los primeros seis meses después de dar a luz es trabajar el suelo pélvico y toda la musculatura abdominal, que es la que más se lesiona durante el embarazo y durante el parto. Una manera de entrenar este suelo pélvico y nuestro abdomen es la realización de hipopresivos.

¿Cuáles son las palabras más adecuadas para motivar a las mujeres embarazadas a hacer cualquier tipo de actividad deportiva?

IH: Si te gusta hacer deporte es un momento perfecto para seguir practicándolo y si no lo has hecho nunca es un momento también ideal para iniciarlo siempre de manera progresiva porque te vas a encontrar muy bien, tanto a nivel físico como a nivel mental. Además, todo lo que realices no va a ser solo beneficioso para ti sino también para tu bebé. Todo lo que tú hagas se lo vas a transferir a él y él te lo va a agradecer.

Por REDACCIÓN