Carser Sports

Empresas – La facturación de Mizuno creció en el ejercicio 2021/22 hasta superar los niveles prepandemia

24 Mayo 2022 – La compañía japonesa Mizuno vuelve a coger un alto ritmo deportivo, como el de antes de la pandemia. Así se refleja en el cierre del ejercicio 2021/22, en su caso a fecha 31 de Marzo de 2022, con una facturación de 172.700 millones de Yenes; es decir, 1.279,9 millones de euros, lo que supone un crecimiento del 114,8% respecto de 2020/21, y del 1,7% frente a 2019/20, antes de la pandemia. Este crecimiento de facturación se traduce en un fuerte incremento de sus beneficios, pasando de los 3.700 millones de Yenes; es decir, 27,6 millones de euros de 2020, a los 7.700 millones de Yenes; es decir, 57,5 millones de euros, creciendo un 205,9% en 2021/22 respecto al año de la pandemia, y un 67,4% frente a 2019.

El crecimiento alcanzado por Mizuno se ha sustentado en un crecimiento sólido en todas las regiones, especialmente en la zona EMEA (Europa, Oriente Próximo y África), donde logró un incremento del 37,5%, hasta 17.900 millones de Yenes; es decir, 133,2 millones de euros; y en América, con un crecimiento del 30%, hasta 23.600 millones de Yenes; es decir, 175,6 millones de euros. Japón, el principal mercado de la marca, también creció, con un 7,5%.

Por categorías de producto, la ropa y el calzado fueron los principales motores del volumen de ventas de Mizuno, ya que representan el 56% del negocio, con el sportwear, el golf y el running como principales impulsores.

Los responsables de la compañía se han mostrado muy satisfechos con los resultados logrados en el ejercicio fiscal 2021/22, en el que se ha conseguido dejar atrás el impacto que supuso el Covid, y se ha logrado recuperar el dinamismo de los últimos años, situándose en un escenario muy parecido al de antes de la llegada de la pandemia.

El reto que se propone Mizuno en el siguiente ejercicio es potenciar la estrategia direct to consumer, tanto en el offline como el online y, sobre todo, minimizar todos los inconvenientes que puedan surgir de la falta de suministros que quedan por solventar,  en un escenario geopolítico muy confuso.

Aun así, pese a las dificultades a corto y medio plazo, la compañía se ha marcado como objetivo incrementar la facturación un 24,4% y alcanzar la cifra de 215.000 millones de Yenes; es decir, 1.600 millones de euros, de cara de 2024. Las previsiones de crecimiento en a nivel internacional, fuera de Japón, se centran en el negocio del golf y un mayor incremento en las áreas de running y fútbol.

Por REDACCIÓN