Material

Test: Putter TaylorMade Spider X

9 Octubre 2019 – ¡Probamos el nuevo putter de Jon Rahm! Bueno, no el suyo propio, personalizado según sus especificaciones en el Tour, pero sí el mismo modelo que se encuentra en las tiendas. Analizamos el Spider X de TaylorMade Golf para conocer cuáles son las virtudes de este palo que han convencido al campeón del Open de España para meterlo en su bolsa.

Desde que la franquicia de los putters Spider se lanzó en 2008, y Jason Day los hizo famosos en 2017, TaylorMade ha insistido en su renovación continua hasta que, diez años después, ha dado lugar a una ‘versión definitiva’.

Presentado en sociedad a finales de Enero 2019, su irrupción ha sido total, y si Rory McIlroy fue su primer valedor, luego ha arraigado en las bolsas de jugadores más reacios al cambio, como Dustin Johnson o el mismo Jon Rahm.

El diseño del Spider X es fruto de una confluencia de tecnologías punteras propias de la compañía, que abarcan desde su original sistema de alineamiento óptico True Path; una forma más aerodinámica intermedia entre los Spider Tour y Spider Mini anteriores; un peso central aligerado con compuesto de carbono (15g); repartido en los extremos del marco exterior de 320g; y dos puertos con opciones de 2g en aluminio, 6g en acero o 12g en tungsteno; una inserción Pure Roll más gruesa (5mm y con estrías más profundas inclinadas 45º); y los acabados en cobre y azul marino; de los que dimos rendida cuenta en su día en el reportaje de presentación: Spider X.

Este es el Spider X de Jon Rahm. Después de verlo empuñado por el golfista vasco en el Club de Campo Villa de Madrid, y ganar habiendo jugado tan sólo tres torneos del Tour Europeo con él en la bolsa – hizo el cambio hace tres semanas, en el BMW PGA Championship de Wentworth, donde acabó segundo–, nos ha parecido el momento ideal de probarlo en persona.

De todas las variaciones que se pueden encontrar del putter en las tiendas, a gusto del consumidor, el nuestro de test es un Spider X en cobre/blanco, con línea central entera sobre banda blanca, con varilla KBS C Taper Tour de 34 pulgadas, hosel con ¾ de offset, loft de 3º, lie de 70º, 30º de caída de punta en equilibrio, y un grip SuperStroke Pistol GTR 1.0. Y nuestro probador es Toni Alcazar, profesional de El Doctor Golf y del Club de Golf Terramar, en Sitges (Barcelona). Después de casi una hora en el putting green con el preciado Spider X, estas han sido sus declaraciones:

“Cuando probamos un putter, siempre tenemos que pensar no solo en el buen jugador sino en el golfista amateur, porque es a quien más le cuesta pegar la bola desde el centro de la cara del palo. Y hemos de ver qué le pasa a la bola si no la golpea centrada”, puntualiza Toni Alcazar.

FORMA Y DISEÑO

“No soy del tipo de jugador que utilice un putter de cabeza tan grande, pero realmente el Spider X me gusta mucho. Encuentro el tamaño de la cabeza un poco más pequeña que el mallet anterior, el Spider Tour, que me parece bien”.

“En cuanto al peso, noto que el centro de la cabeza es un poco más liviano, y que todo ese peso se ha dispuesto a nivel perimetral, lo que hace que durante el swing el momento de inercia sea más regular”.

MARCAS DE ALINEAMIENTO

“También me gusta el diseño de la parte superior. A parte de la línea negra que te ayuda a cuadrar la bola, esta banda blanca que se enmarca dentro de la bola parece una flecha, con una forma más estrecha que luego se ensancha».

«Es buena porque cuando haces el movimiento de subida y luego de impacto, ves si llevas el palo en línea. Si el péndulo es hacia fuera o hacia dentro, te ayuda mucho a controlar el palo con ese dibujo de flecha, lo cual me agrada porque ayuda a ver si estás subiendo bien el palo o lo estás sacando de línea”.

CONTROL DE LA DISTANCIA

“Hemos probado las tres distancias que suelo entrenar, que son putt muy corto (1 metro y poco), putt medio (4 metros) y putt muy largo (12 metros). En los tres casos me he llevado una grata impresión. En este sentido, esa nueva alineación que han ideado, que adopta la forma de flecha, me encanta porque aunque aumentes el tamaño del swing, sigues viendo en qué dirección vala cara del palo».

«Cuando pegas una bola con un putter actual, en un putt largo de 12 o 13 metros, el arco de swing es más grande. Con el movimiento pendular te cuesta más llegar centrado con la cara del palo, y el Spider X es un putter que no es que compense, pero sí que favorece a que si fallas el punto dulce, con un mismo swing no haya una pérdida de unos 3 metros».

«Con este putter, con el mismo impacto más o menos la dispersión de distancia ha sido muy pequeña, con lo cual no hay mucha diferencia en el resultado, y esto genera mucha confianza. Sin duda, esta es una de las cosas que más me ha gustado».

«Y eso sí que es importante, sobre todo para todo tipo de jugadores. Como profesional también quiero que me pase eso, que si no la pego directamente con el centro, no quedarme muy corto, por lo que para los amateurs es una muy buena opción».

TACTO Y SENSACION

“La mayor sorpresa me la he llevado analizando el tacto del palo. Me ha gustado muchísimo. Es un tacto blando, muy agradable, al que me he adaptado rápidamente”.

“Con el Spider X he notado que la cara es más blanda que en el Spider Tour. Normalmente cuando las caras de los putters son muy blandas, la bola suele salir con un poco menos de velocidad. Pero en este caso, la velocidad de la bola me ha parecido muy buena para el tacto que tiene. Por eso genera un poco más de control”.

“He visto que las estrías de la cara están preparadas para generar un top-spin superior sobre la bola, por lo que esta empieza a moverse antes y con una rodadura mejor, lo cual también me gusta. La salida de la bola es magnífica. La verdad es que la bola rueda muy bien”.

“Me he acostumbrado muy fácil a este putter, y eso que yo soy un poco maniático con los putters. Pero con este, me he adaptado muy rápido a la sensación de impacto. Me he sentido bastante cómodo en la distancia media, es muy fácil en el putt corto, y bastante fácil en el putt largo”.

ESTABILIDAD Y TOLERANCIA

“Cuando mueves el putter, notas que lo hace de manera mucho más uniforme, gracias a esa ligereza de peso en el centro. De manera que cuando pegas la bola un poco hacia la punta o el talón, la cabeza ofrece más estabilidad, y no se mueve tanto si pegas descentrado”.

“Cierto es que en los golpes que he pegado desde la punta o el talón, la bola no sale a la misma velocidad y hay pérdida de distancia respecto a pegar desde el centro. Sin embargo lo importante para mi es que a pesar de ello, la bola no se ha desviado de línea. Ha salido mucho más recta de lo que yo me esperaba. En el putting de 2, 3 ó 4 metros, lo que realmente te interesa es que la bola no se mueva mucho de donde tu estás apuntando».

COMODIDAD DE VARILLA Y GRIP

«Soy un golfista que siempre ha jugado con un grip estándar, que no me he pasado a los grips anchos, y este SuperStroke intermedio me ha encantado. Es un grip un poquito más ancho que el mío, y a parte de que es blando, me favorece para que no se me muevan las manos, lo que le doy gran valor».

«También he encontrado la varilla KBS muy ligera, con lo cual me parece una combinación perfecta. Eso me permite notar todavía más la cabeza. A mi me hace sentir cómodo notar un poco la cabeza del palo, porque si es muy ligera pierdo la sensibilidad de hasta donde la subo. Tampoco me gusta lo contrario, que el putter lo haga todo por mi, que es lo que pasa cuando la cabeza pesa demasiado, ya que me genera inseguridad».

«La combinación que he encontrado en este palo se adapta muy bien a mis necesidades, que creo que son las de la gran mayoría de jugadores».

PUTTER TAYLORMADE SPIDER X

  • Palos de test: Putter Spider X en acabado cobre con marca negra completa sobre banda blanca, loft 3º, lie 70º, varilla KBS C Taper Tour, 34″, grip SuperStroke Pistol GTR 1.0.
  • Probador: Toni Alcázar (profesional del CG Terramar).
DISEÑO
DISTANCIA
PRECISIÓN
TOLERANCIA
SENSACIÓN
OPCIONES
CALIDAD/PRECIO
DESTINADO A… Para todos los jugadores
PROMEDIO

Blade, punta-talón o mallet… Podemos decir que los putters te entran por la vista, y al final cuando pateas se trata de meter pats. Toni Alcázar es un jugador más bien clásico, y le puede gustar más o menos un diseño u otro, pero tiene claro que si de repente la sensación es realmente buena y empiezas a embocar bolas una detrás de otra, y encima te encuentras cómodo, hay que dejar la parte visual a un lado. El Spider ya lo hemos visto en manos de muchos grandes del Tour, como Jason Day, Dustin Johnson, Rory McIlroy, Jon Rahm…, y si no les funcionase, pues no lo estarían jugando.

El tacto es excelente, ofrece un enorme control y la rodadura de la bola saliendo de la cara del palo es fantástica. Está muy bien equilibrado y cuando le pegas descentrado la cabeza responde con mucha estabilidad. Siempre es bueno hacerse un fitting, para asegurarse de la longitud de varilla y lie son los correctos, pero la verdad es que con este putter no necesitas mucho más. Y en cuanto el precio, viene marcado de fábrica a 349€.

“Estamos acostumbrados a que los putters sean caros, porque aunque sea un golpe sencillo, hemos de pensar que a nivel de profesionales el pat supone el 50% de los golpes. Si valoras la cantidad de golpes / precio, es el palo más económico de la bolsa, aunque te cueste 400€. Si partimos de esta premisa, y teniendo en cuenta que lleva mucha tecnología e I+D metida dentro, no me parece caro”, concluye Toni Alcazar.

 Lo sorprendente de este putter es que no tenga un punto a favor, sino muchos, y de ahí su gran éxito en el Tour, como ha demostrado Jon Rahm. Si tu objetivo final es meter pats, que es lo fundamental, el Spider X es un putter de total confianza, con un comportamiento sin extraños. Tiene una magnífica rodadura en todas las distancias, incluso en los pats más largos te ofrece suficiente control. Resulta más manejable que los Spiders anteriores, con mejor equilibrio, y encima, enseguida te adaptas a él.

 Imposible encontrarle aspectos negativos. Obviamente, habrá jugadores clásicos que se sientan incómodos con un diseño de formas tan modernas a la vista; y quien no lo ponga en la bolsa porque se salga del presupuesto. Pero para un putter que consigue crear un momento de inercia tan alto en una cabeza compacta, y con tan fácil alineamiento, quizás valdría la pena romper la hucha.

Por Miguel Angel Buil