PGA Tour

TaylorMade Golf – Jon Rahm: Cómo el golfista español ha llevado su juego al ¡control total!

3 Septiembre 2020 – Antes de que el PGA Tour vuelva a entrar en escena con el TOUR Championship, vamos a profundizar en lo sucedido en el pasado BMW Championship, momentos mágicos de golf en estado puro, y que produjo como resultado un auténtico duelo de titanes, entre Jon Rahm y Dustin Johnson – los Nº2 y Nº1 del mundo, respectivamente – del que en el primer asalto ha salido airoso el golfista español.

Un gran éxito para el Team TaylorMade, que sublimó un increíble drama en la recta final del torneo de Chicago. Antes de la ronda final, el Olympia Fields desafiaba a todos los jugadores con unas complicadas condiciones, similares a las de un Major, incluyendo greens duros y rápidos, un rough exuberantes y calles bastante estrechas.

A principios del verano, Jon Rahm demostró su capacidad para jugar bien sobre campos difíciles, cuando ganó en Muirfeild Village y se convirtió en el Nº1 del mundo por primera vez su carrera. Esta vez, Rahm necesitaría superar al campo y… vencer al actual Nº1 del mundo, colega suyo en el Team TaylorMade, Dustin Johnson, para hacerse con la victoria.

Johnson entró en el último día como líder de la tabla, con cuatro golpes por delante, antes de que Rahm llegara rugiendo por detrás, en una de sus efervescentes remontadas. En última instancia, el español se anotó una ronda final de 64 – la tarjeta más baja de la semana – culminando su extraordinaria reacción. La puntuación de Rahm en los primeros 38 hoyos del torneo fue de 6 sobre par, mientras que en su sprint final cerró los últimos 34 hoyos con ¡¡¡10 bajo par!!! Extraordinario.

Dustin comenzó el día haciendo birdie en tres de los primeros cuatro hoyos, y parecía que estábamos destinados a otra semana de dominación ‘DJ’. Sin embargo, Rahm continuó respondiendo a la lucha que ofrecía un campo flanqueado de árboles: pegando espectaculares drives desde el tee con su driver SIM de 10,5º, y embocando putts claves con su putter Spider X color tiza.

Después de abrirse camino hacia la contienda, el momento clave que cambiaba claramente la situación en favor de Rahm estuvo en el par 5 del hoyo 15, cuando aprovechó una gran caída y convirtió el birdie. Su drive se veía amenazado por el área que penalizaba al lado derecho antes de volver dentro del recorrido. Lanzó un pitch hacia el centro de la calle antes de pegar un hierro 6 desde unos 200 metros, que anidó en el green y, con la inercia, lo transformó en el birdie que le permitía tomar la delantera.

Poco después, un dardo de 12 metros tocaba el fondo del agujero y ampliaba su ventaja a dos golpes. Y en su propio jugo, un drive genial de 335 metros en el hoyo 18 le dejaba a 120 metros de una bandera escurridiza, que resolvió con un par rutinario para cerrar con gran satisfacción su hoyo 72.

Sin embargo, la acción acababa de comenzar.

Detrás de él, Dustin Johnson superaba por potencia el par 5 del hoyo 15 y se anotaba un sencillo birdie de dos putts. Igualmente Jon parecía ganador, ya que DJ necesitaba meter un birdie de alta tensión, en el 18, para forzar un desempate. Y estaba a 13 metros, pero Dustin embocó ese largo putt que parecía imposible, y que hubiera producido el rugido de las masas si hubieran estado allí, motivando a un Rahm que permaecía alerta en el campo de prácticas.

El duelo de estrellas de TaylorMade se dirigió al tee de salida del 18 para disputar ‘el playoff de los playoffs’. Llegaron al green, cada uno enfrentándose a inverosímiles tentativas de birdie. El primero sería Jon Rahm, que con su Spider X Chalk dio un golpe magistral, deshizo el piano trazando milimétricamente los 22 metros de putting hasta el hoyo, con una precisión similar a la de un láser.

Cuando su bola TP5 entró en el hoyo, el vasco desató un enérgico puño que nos recordaba al de la primera victoria de su carrera profesional en Torrey Pines. A continuación, la victoria quedó sellada cuando el putt de Johnson se quedaba escaso de revoluciones.

La bolsa de palos de Jon Rahm estaba ajustada desde el Workday Charity Open, a principios de temporada, cuando el staff de TaylorMade en el Tour trabajó intensamente en retocar los lofts de sus hierros. Sentados para analizar sus datos, el equipo se dio cuenta de que Jon había generado una tendencia a fallar por largo, especialmente saliendo del rough. Las cifras del TrackMan y del Foresight GCQuad revelaron que los ratios de spin de Jon eran ligeramente más bajos de lo normal, lo que contribuía a ese exceso de distancia. Esa circunstancia se debió en gran parte a la mayor fuerza que Jon ha adquirido entrenado su físico durante el tiempo de inactividad a causa del parón por el Covid-19.

“Después de nuestra sesión y probando los lofts ajustados, Jon ha adquirido mucha más confianza en su juego con los hierros. Ha salido dando forma al golpe en ambos sentidos y controlando la trayectoria debido al aumento del spin. Ahora tiene un control total”, señala Adrian Rietveld, director senior de de TaylorMade en el Tour.

Con esta valiosa información, se tomó la decisión de aumentar el loft en 1º a cada uno de sus hierros P750, que en algunos casos ha sido de 1,5º. Aunque este cambio puede parecer pequeño, para Jon los resultados han sido enormes. Los lofts más abiertos han añadido ese toque más de spin que le ayuda a Jon Rahm a aguantar mejor en los greens, lo cual era muy necesario en las condiciones duras y rápidas del Olympia Fields.

Por Miguel Angel Buil