Bolsas

TaylorMade Golf – Un cuento de castillos, gigantes y whisky en la bolsa para el Open de Royal Portrush

12 Julio 2019 – La bolsa de TaylorMade Golf para el Open Británico 2019, que portarán los caddies de los pros de su staff como Dustin Johnson, Jason Day o Jon Rahm, nos devuelve a la vida la historia que habita en los links y acantilados de Irlanda del Norte.

Esta vez el Open 2019 está entrelazado por la historia profunda del golf y la sede de este año, Royal Portrush, donde los mejores golfistas del mundo y los aficionados volverán a experimentar el suspense de este espectacular links mientras los jugadores navegan por un accidentado terreno, sumergiéndose en su impresionante paisaje junto al Océano Atlántico.

Para conmemorar el paso por estas históricas tierras TaylorMade ha creado una bolsa exclusiva con el espíritu de las áreas circundantes. Este links lleva el nombre de las ruinas cercanas del Castillo de Dunluce medieval, que se simboliza de forma llamativa en el bolsillo para bolas, con colores azul marino, marrón y gris, en homenaje al campo anfitrión y la superficie de color caliza de la playa de Whiterocks Beach.

En este punto cabe recordar que en el hoyo 5, llamado ‘White Rocks’, un par 4 de 349 metros, las vistas pueden ser impresionantes pero dirigir la bola hacia la calle con el viento cruzado será todo un reto para los grandes pegadores.

Los diseñadores de la marca han encontrado su inspiración en la emblemática calzada del gigante, el Giant’s Causeway, motivo por el cual sobresalen esas columnas hexagonales del panel de la bolsa, así como “puerta de entrada a la calzada” grabada en la base de la bolsa, que representan los grandes pilares que un gigante irlandés apartó después de cruzar el Canal del Norte para enfrentarse a su adversario escocés.

Y los entusiastas del whisky también descubrirán las múltiples referencias a la bebida destilada más antigua del continente, buscando, buscando… en el forro interior.

La compañía asegura que con esta bolsa el Team TaylorMade está preparado para cualquier desafío que Royal Portrush pueda plantearles.

¡Emociones a flor de piel!

Por Miguel Angel Buil