Empresas

Salud – Hacia una buena salud, revitalizando la microcirculación con la terapia físico vascular BEMER

4 Diciembre 2019 – El sistema circulatorio es de vital importancia para el funcionamiento del cuerpo humano, tanto en estado de reposo como de actividad física, y por eso a menudo revisamos el funcionamiento del corazón y nuestra presión sanguínea. En este sentido, no tan a menudo miramos hasta el último rincón de nuestro sistema circulatorio, cuando la microcirculación también constituye una parte fundamental.

La microcirculación es esa fina y muy ramificada red que forman los pequeños y diminutos vasos sanguíneos, que en realidad representa el 74% de toda la circulación sanguínea. Esta desempeña funciones esenciales de transporte y abastecimiento, suministrando oxigeno y nutrientes a cerca de 100 billones de células del organismo, además de contribuir al sistema linfático con la evacuación de productos metabólicos finales.

Tanto quienes padecen una microcirculación deficiente, como los que buscan aumentar su rendimiento deportivo partiendo de su salud física, hasta hace pocos años no lo tenían fácil para hacer mantener y mejorar los procesos regenerativos, reparadores, de crecimiento y curativos del organismo humano.

Para normalizar el movimiento de la sangre, que puede verse limitado por los trastornos de la microcirculación, los científicos e investigadores del grupo alemán BEMER han desarrollado un aparato médico de terapia físico vascular, de uso doméstico, muy fácil de usar. Su desarrollo es tan avanzado y tan preciso, que cada vez es más utilizado por fisioterapeutas, médicos de rehabilitación, cardiólogos, etc. en sus intervenciones clínicas.

BEMER consiste en un moderno aparato de tecnología punta conectado a una esterilla (Classic-Set) – más dos módulos de aplicación focalizada en su versión profesional (Pro-Set) -, que emite un campo magnético con señal de baja frecuencia, controlado digitalmente, dirigida exclusivamente a la microcirculación. Se aplica en dos sesiones de ocho minutos diarios de intensidad regulada, que mejora la capilaridad en un 30%. Esto hace que el bombeo en los vasos sanguíneos más pequeños se estimule para que la sangre se distribuya en la microcirculación conforme a las demandas del organismo.

Los estudios de evaluación clínica del Instituto de Microcirculación de Berlín han comprobado incrementos en la aceleración de la vasomoción (27%), de la distribución en la red capilar (29%), del reflujo venoso (31%) y de la extracción de oxígeno (29%), después de 30 días de tratamiento.

En general, BEMER estimula selectivamente la vasomoción, consiguiendo de este modo mejorar la microcirculación. En particular, también se emplea para potenciar los efectos de la fisioterapia. Y para los deportistas, incluidos los golfistas, en especial los de élite, estos pueden mejorar su rendimiento normalizando o acelerando su recuperación, para el día siguiente volver a entrenar y competir con una musculatura bien oxigenada y más limpia. El ejemplo lo tenemos en el golfista profesional sueco Peter Hanson, como uno de los que ha descubierto las ventajas de aplicar este sistema a su rutina de preparación del juego, igual que vemos con deportistas de otras disciplinas en este resumen de un clínic en Alemania.

La microcirculación es esencial para la provisión de energía en el rendimiento físico y mental. Sólo cuando las células reciben lo que necesitan pueden hacer lo que deben.

Más información en www.rosa-valdesogo.bemergroup.com, tel. +34 606 04 51 72 y rosa.valdesogo@bemermail.com.

Por Miguel Angel Buil