Greenkeepers

Real Club Valderrama – El gran nivel del campo deja huella en el Tour Europeo, al paso del Andalucía Masters 2019

2 Julio 2019 – Con el Estrella Damm N.A. Andalucía Masters 2019, el Real Club Valderrama ha acogido su vigésimo quinta prueba del Tour Europeo, esta vez con una afluencia de público cercana a los 45.000 espectadores a pie de campo, y unos 400 millones de telespectadores a nivel mundial. Nuevas fechas y mismo escenario para un evento al alza en todos los sentidos: más peso en el circuito camino de las Rolex Series, más dotación económica, más estrellas del golf profesional, más valor de los primeros puestos, más calidad organizativa, más repercusión en los medios… y más impresión por la ¡excelencia del campo!

Pasar de Octubre a Junio en el calendario del Tour Europeo ha sido un logro importante del que Javier Reviriego se mostraba muy satisfecho: “El campo ha estado espectacular y se pretende que para los próximos años el torneo se celebre siempre en Junio”, comentaba el Director General del Real Club Valderrama.

El año pasado el campo y sus greens resistieron perfectamente las trombas de agua de finales de Octubre, lo que permitió cerrar el torneo con éxito y la victoria de Sergio García. Pero la cantidad de lluvia puso en jaque a la organización, ya que se multiplicaba por diez el trabajo de greenkeeping, obligando a retrasos y aplazamientos de la competición.

Con fechas más benévolas climáticamente hablando, y una buena programación, Adolfo Ramos, ingeniero agrónomo y head greenkeeper del Real Club Valderrama desde 2010, mantener el campo en su excelente estado habitual, bajo presión, no ha supuesto tantos contratiempos.

El lunes 24 de Junio comenzaba la semana del evento con la primera ronda de prácticas, y seis días por delante de intensa actividad para el equipo de greenkeepers. Eso sí, se anunciaba que el calor reinante en Sotogrande endurecería los greens de un Valderrama que imponía mucho respeto a todos los jugadores, con ganas de afrontar el desafío que ofrece el campo en su máximo esplendor.

Con el cambio de fechas se ha podido jugar un torneo más de las preferencias de los profesionales. “En esta época, el Tour y el greenkeeper pueden apurar las condiciones, porque la climatología es más favorable. En Octubre siempre puede caer algo de agua, hace más humedad y el año pasado el campo estaba perfecto, pero más condicionado por el tiempo”, decía Álvaro Quirós antes de empezar el torneo.

“Esta semana el campo también va a estar perfecto, pero la criba va a ser mayor porque los greens están duros y exigentes. Esto es lo que nos hace ilusión a los jugadores, que el campo sea justo con el que juegue bien y penalice a quien juegue peor. Vamos a jugar un Valderrama más selectivo, al estilo que nos gusta, como siempre ha sido este campo”.

Y el miércoles fue el día de Pro-Am, con la última toma de contacto de muchos jugadores antes del torneo. Para el equipo de voluntarios de mantenimiento del Estrella Damm N.A. Valderrama Masters, venidos de diferentes lugares de España y el extranjero, suponía un esfuerzo intenso pero ilusionante sacarle brillo cada día al campo.

Los miembros del abnegado equipo de greenkeepers encabezado por Adolfo Ramos eran, todos los días, los primeros en pisar el césped madrugando a las 3:30 horas de la mañana para repasar tees, calles y greens, medir su velocidad con el stimpmeter, mover hoyos, rastrillar bunkers, la irrigación y demás, para dejar el campo impecable antes de que los pros pisen el tee del 1.

Que John Paramor, árbitro jefe del Tour Europeo con más de 25 torneos en Valderrama le dijera a Adolfo Ramos que el campo estaba en las mejores condiciones que había visto nunca, es algo de lo que estar orgullosos.

El jueves de la primera ronda fue tranquilo y soleado. Las condiciones cambiantes llegaron el viernes – nada que ver con 2018, claro -, por la alta humedad a primera hora y el viento de la tarde, en una complicada segunda vuelta para muchos golfistas que se jugaban pasar el corte. Eso si, el campo seguía con su magnífica presencia, gracias al gran esfuerzo de trabajo de acondicionamiento.

Los greens del Real Club Valderrama, cuidados con esmero por el equipo de Adolfo Ramos, alcanzaban una velocidad endiablada y un grado de firmeza que los defendía del talento de los participantes en el torneo. Los jugadores debían desarrollar su mejor golf y gestionar su juego inteligentemente para aterrizar y sostenerse sobre unos greens muy firmes a causa del calor, y por lo tanto rápidos, a la vez que tratar de evitar el alto rough aldededor de los greens.

Ahí es donde el campeón de este Estrella Damm N.A. Andalucía Masters marcaba la diferencia. Promediar menos de un putt y medio por Green en Regulación (1,435) y 23,8 putts por vuelta en Valderrama es una barbaridad, y dice mucho y bueno de la superioridad del putting del sudafricano Christiaan Bezuidenhout en estas condiciones, y de su habilidad para recuperándose alrededor del green y llevarse el trofeo con seis golpes de ventaja.

Y es por todo ello que, una vez finalizado el Estrella Damm N.A. Andalucía Masters, Adolfo Ramos agradecía a todo su equipo de greenkeeping, personalmente y en público a través de las redes sociales, todo su esfuerzo que se ha visto más que recompensado en un recorrido que ha presentado un aspecto inmaculado durante todo el torneo, siempre encontrando el delicado equilibrio entre dificultad y jugabilidad.

Pero como pasa después de cada torneo de golf, no hay tiempo de reposo y cuando acaba un trabajo del máximo nivel empieza otra gran labor para los greenkeepers, conservar el terreno que todo el mundo ha pisado o rodado, con el ir y venir de público y buggies, y sobre todo porque al día siguiente, ayer lunes en este caso, ya tenía que estar el campo de nuevo bien preparado para dos salidas a tiro.

¡Buen trabajo!

Por Miguel Angel Buil