Psico-Golf

PSICO GOLF – Bloqueo a las interferencias: cómo controlar los factores en contra de la concentración

1 Julio 2018 – Cuando observamos las virtudes mentales de algunos pros, una de las características que los sitúan por encima de la mayoría de los golfistas es su capacidad para mantener la concentración durante el partido, y más aún, a través de los cuatro días que durante un torneo. Mientras unos parecen desarrollar su habilidad de concentración de manera bastante natural, otros pueden mejorarla a base de entrenamiento.

En capítulos anteriores ya sugerimos varios consejos para mejorar la concentración, como enfocar tu juego sobre tus habilidades y no en tus defectos, centrarte en tus puntos fuertes y no en tus limitaciones o rememorar tus mejores golpes y momentos. Sin embargo, hay que estar prevenido de los factores que pueden interferir tu concentración, para lo cual aquí tienes algunas fórmulas con las que minimizar sus efectos.

Te distraes fácilmente: Probablemente estás harto de notar como se mueven tus rivales de aquí para allá cuando estás intentando alinear tu pat hacia el hoyo o en el tee te molesta que susurren entre sí cuando te concentras en tu rutina previa al drive. Algunos golfistas sufren este tipo de problemas porque parecen estar pendientes de demasiadas cosas o prestar atención a elementos en el ambiente que les hacen perder el enfoque.

Una buena solución en este caso sería repetir la secuencia de tu rutina previa al golpe en el campo de prácticas o en el putting green, para luego emplearlo en el campo. Una de las cosas que diferencia un buen jugador de los demás es su gran capacidad de concentración; el que mientras está en medio de su rutina previa al golpe ya puede caer una bomba al lado que ni lo notará.

Para desarrollar este tipo de concentración puedes practicar tu rutina previa al golpe rodeado de las numerosas distracciones que se producen en el driving range. Utiliza la visualización para imaginar un golpe en concreto que tengas que afrontar en el campo y pasa a través de cada paso de toda tu rutina previa antes de intentar dar ese golpe. Hacerlo repetidamente mejorará tu concentración y reducirá tu susceptibilidad a las distracciones.

Demasiados nervios: Si sientes que estás yendo muy deprisa, haciendo el swing antes de estar preparado del todo o intentando pegar muy duro para hacer que las cosas vayan pasando en el campo, vigila tu estado de nerviosismo. Si sacas las cosas de quicio en lugar de ser paciente y jugar tranquilo, estar demasiado acelerado, sobreexcitado o nervioso puede echar por tierra tu ritmo y tu concentración. La solución es relajar y moderar tu ritmo.

Para evitar cometer errores mentales por ir demasiado acelerado, practica estrategias de relajación como por ejemplo reducir las causas de la tensión haciendo respiraciones profundas, tensando los músculos para ayudarte a relajarlos, controla la presión sobre el grip del palo y, sobre todo, conserva el sentido del humor. También debes mantener deliberadamente un ritmo moderado y estable entre golpe y golpe. Evita caminar o hablar rápido.

Otra opción es evaluar los pensamientos que están pasando por tu cabeza. Hay muchas posibilidades de que estés teniendo pensamientos negativos, que generan dudas en tu mente. Si es así, practica el autohabla.

Bloqueo por sobreanálisis: Algunos golfistas sufren fallos de concentración por intentar controlarlo todo pensando demasiado durante la ejecución del golpe. Se preocupan por el resultado, aplican demasiadas ideas sobre el swing, van sin rumbo fijo sobre qué palo deberían usar o sencillamente piensan demasiado en lugar de reaccionar naturalmente.

Aquí, la solución es usar palabras de estímulo y limitar tus pensamientos sobre el swing. Palabras estimulantes como pensamientos rápidos que influyan emocionalmente en ti, y en tu confianza, y que te ayuden a conseguir la sensación adecuada en el campo. Ejemplos habituales pueden ser: hazlo fácil, sal a disfrutar, pega suave… Y si cometes errores por ser demasiado analítico, puede que tengas que limitar los pensamientos sobre el swing y usar solo palabras clave.

Injerencia de emociones: Si te exasperas por pegar un mal golpe, por no llegar a green, por fallar un pat fácil o por pegar sin pensar… Si te exasperan tus colegas de partido porque juegan demasiado lento, por ser ruidosos y moverse cuando te estás preparando… y si tus cóleras duran varios golpes… tienes un problema: la injerencia de emociones se queda contigo. La solución es relajarse, recomponerse y reorientarse. Para eliminar los errores de concentración debidos a emociones negativas, practica estrategias de relajación, de reencontrarte y reconcentrarte. Una buena rutina posterior al golpe es a menudo tan importante como la rutina previa al golpe y puede reestablecer tu sintonía en el siguiente golpe.

Pensar muy por delante: Supongamos que tienes un comienzo flojo en los primeros hoyos y empiezas a pensar: “Vaya, hoy voy a acabar con una tarjeta fatal”. Ahí ya estás pensando demasiado adelantado. Ahora supongamos que llevas unos fantásticos primeros hoyos y empieces a pensar: “si sigo así, al final anotaré un gran resultado”. Una vez más te estás adelantando, pensando en el resultado final. Pensar muy por delante te puede afectar en la concentración del siguiente golpe. La solución es centrarse en el aquí y ahora. En tu aproximación mental al juego debes permanecer en calma y dejar estos pensamientos de fracaso o victoria fuera de tu mente. Nunca te dejes llevar por lo que pueda pasar después del campeonato. Tu único pensamiento debe ser jugar a golf, ir pasito a pasito, seguir tu rutina previa en cada golpe y disfrutar de caminar entre golpe y golpe. Utiliza tu autohabla para centrarte.

Pensamientos negativos: Por último, el factor de distracción que más interfiere en la concentración de los golfistas suelen ser los pensamientos negativos. La solución en este caso es centrarse en lo que tienes a tu alcance y puedes controlar, y en lo que quieres hacer. Puedes controlar tu autohabla, tus emociones, tu intensidad de juego y tus focos de atención.

Practicar las estrategias descritas aquí y en capítulos anteriores te ayudará a jugar con todo tu potencial. Busca tus herramientas para que te ayuden a producir los resultados deseados. ¡Ponte en marcha y úsalos!

Fotos: ©LET

PSICO GOLF – La confianza, clave de un buen golf
PSICO GOLF – Márcate unos objetivos realistas antes de una vuelta o un torneo de golf
PSICO GOLF – Sigue estos pasos para mejorar tu confianza en el campo de golf

Más píldoras de PSICO GOLF.

Por REDACCIÓN