Drivers

PING – Wilco Nienaber y el nuevo driver G425, una combinación explosiva de 439 yardas

23 Noviembre 2020 – Una de las mayores sensaciones que nos ha dejado el Joburg Open 2020 ha sido la del sudafricano Wilco Nienaber, con sus descomunales drives desde el tee. Con una tarjeta de 63 golpes, casi perfecta, se colocaba en cabeza desde la primera ronda, y mantuvo su oportunidad de victoria hasta los últimos dos hoyos del torneo, donde dos bogeys consecutivos le relegaron a la segunda posición.

Pero volviendo a su extraordinario rendimiento en el Randpark Golf Club de Johannesburgo, Nienaber ya explotó en el hoyo 4 de la primera ronda, un par 5 de 597 yardas donde pegó hasta unos increíbles 401,4 metros (439y), rodadura incluida, para quedarse a un mero golpe de wedge de la bandera, y terminar el hoyo en birdie.

Así fue el drive de Wilco de 439 yardas:

Para mayor reverencia hacia este jovencito de 20 años, fichaje estrella de PING, su promedio de Distancia de Drive en esa primera ronda quedó registrada en 380,8 metros (416,5y), es decir 77,7 metros (85y) más largo que la media del resto de jugadores. Además lo logró con un promedio de Precisión de Drive del 57,1%, que no está nada mal. Al final de la semana, su promedio en Distancia de Drive quedó estipulada en 331,5 metros (362,5y), siendo, por supuesto, el Nº1 del torneo en dicha estadística.

En sus manos está el nuevo driver G425 de PING. Un palo tecnológicamente avanzado que ha visto retrasado su lanzamiento en Europa, y medio mundo, a causa de la pandemia de Covid-19, y que está generando una gran expectación entre todos los jugadores amateurs adeptos de PING.

Y no sólo porque hayamos visto a Wilco Nienaber pegar esos impresionantes drives, sino porque con el poco tiempo que lleva de rodaje en el Tour ya han ganado Tyrrell Haton el BMW PGA Championship, en el Tour Europeo, y Kevin Sutherland el Schwab Cup, en el PGA Champions Tour, con el alto rendimiento del driver G425. Paciencia, por fin lo descubriremos en Enero de 2021.

Así fue la primera vuelta de Wilco de 63 golpes:

Por Miguel Angel Buil