Clubfitting

PING – Miguel Ángel Jiménez recarga su pólvora renovando sus hierros iBlade en el camión del Tour Europeo

29 Mayo 2018 – Continúa el momento dulce de Miguel Ángel Jiménez. El campeón malagueño viene de ganar su primer Major en el PGA Champions Tour, donde no ha bajado del Top-10 en las últimas cuatro semanas al otro lado del charco (3º en el Bass Pro-Shops Legends of Golf; 10º Insperity Invitational; 1º en el Regions Tradition; y 5º en el KitchenAid Senior PGA Championship). Y ya de regreso al viejo continente, llega dispuesto a demostrar su valor en el Tour Europeo.

Esta semana acude al 75º Open de Italia, en el Gardagolf Country Club de la provincia de Brescia, entre Milán y Venecia, donde su patrocinador de palos PING cuenta con grandes esperanzas. Y básicamente porque los organizadores dan un trato preferente al campeón del año pasado, que no es otro que el jugador de su staff, el inglés Tyrrell Hatton, y que por tanto se convierte en uno de los favoritos. En el campo de prácticas tiene un tee ¡reservado exclusivamente para él!

Tiempo por tanto de afilar las armas, y así lo hicieron con Hatton antes del BMW PGA Championship de la semana pasada. Su nuevo driver es un PING G400 LST de 9º, con varilla Mitsubishi Fubuki K 60-K de 45 pulgadas, con swingweight D1 y grip Golf Pride Tour Velvet 60R, con el que nada la bola más allá de las 300 yardas. Estos son sus números en el TrackMan:

Pero volviendo con el Pisha, hoy se han sucedido varios acontecimientos interesantes de resaltar. Aprovechando la presencia del camión de asistencia de PING a los jugadores del Tour Europeo en Gardagolf, a Miguel Angel le han montado un set de hierros iBlade recién salido del horno, con miras a este Open de Italia, con sus mismas especificaciones que antes (4-PW, varilla Nippon Modus 105-X escalonada y grip Lamkin Perma-Wrap 58R). Con sus anteriores iBlade había quemado sus últimos cartuchos de pólvora ganando el Regions Tradition, y después de unas bastantes temporadas machacándolos a base de pegar cientos de bolas a lo largo del días, era el momento de estrenar palos nuevos, cargados con pólvora fresca.

A las nuevas herramientas de trabajo de Miguel Ángel Jiménez, unos blade que ya ha puesto en sus bolsa junto a sus maderas G400 y su putter Tyne, cabe añadir que hoy también ha recibido de manos de Dominic Griffiths, el representante de PING en el Tour Europeo, el putter de oro conmemorativo de su anterior victoria en el Mississippi Gulf Resort Classic del Champions Tour. Aunque ahora le estarán fabricando otro en la sede de la compañía en Phoenix (EE.UU). Aquí nos lo muestra la mar de contento junto a su esposa Suzanne.

¿Serán estos los prolegómenos de un nuevo éxito de PING?

Por Miguel Angel Buil