Champions Tour

PING – Miguel Ángel Jiménez no ganó la Charles Schwab Cup pero volvió a causar sensación en Phoenix

14 Noviembre 2017 – El malagueño Miguel Ángel Jiménez se desplazó la semana pasada hasta Phoenix, Arizona (EE.UU.) para disputar el Charles Schwab Cup Championship, último torneo de la temporada del Champions Tour 2017, donde tenía posibilidades de ganar el ránking del circuito sénior americano.

No tuvo suerte en la ciudad que es sede de PING, la marca de palos que le patrocina de toda la vida, por una floja primera ronda de 74 golpes que le apartaba de los puestos de cabeza. A pesar de ello, luego se recuperaría con un 69 y un 67 que le dejaron en el puesto 34º empatado, y el sexto final del ránking de la Charles Schwab Cup, con 1.686 puntos, logrados en 19 torneos.

Para nada fue una decepción, y menos para la marca, ya que otro de los séniors de la casa, Kevin Sutherland, ganaba el torneo y se alzaba con el título y el primer puesto de dicho ránking justamente en territorio PING. En su bolsa, a saber: driver G400 (9º); madera 3 G; híbrido G25 (17º); hierros iBlade (3-9), PW S55, wedges Glide 2.0 (54º/ES y 58º/ES) y el putter Sigma G Kinloch C. Además viste ropa PING, como embajador que es de PING Apparel.

Precisamente Kevin Sutherland y Miguel Ángel Jiménez habían acudido durante la semana al PING Putting Lab, en la sede de la marca, con el fin de afinar sus armas para el green de cara al torneo. El americano puso su Kinloch C a punto y el español consiguió reducir su spin lateral y mejorar su ángulo de lie, cambiando el tipo de arco y acortando su putter Anser Miller Anser, lo que le ha ayudado a eliminar una ligera desviación ocasional, según informaba el fitter de putting de la marca.


Pero como es habitual, cada visita del Pisha al cuartel general de PING en Phoenix se convierte en un festival: Demo con el driver G400, entrevista con los fans en las redes sociales, fitting de putting, sesión de fotos con su hijo Víctor en la cámara acorazada de los putters de oro (28 de los cuales son suyos), y exhibición de estiramientos del ‘hombre más interesante del mundo en golf’, para deleite de todos los aficionados. ¡Qué elasticidad!

¡Pisha, estás hecho un chaval, y el mundo del golf lo sabe!

Por Miguel Angel Buil