Campos

Informe – El sector del golf en Andalucía representa el 3% del PIB de dicha comunidad autónoma

29 Noviembre 2020 – El Andalucía Costa del Sol Open de España Femenino 2020 ha sido el marco ideal para la segunda presentación del informe sobre el impacto económico del turismo de golf en España, realizado por IE University con la colaboración de la AECG y la RFEG, esta vez centrado en las cifras de Andalucía, en el Real Club de Golf de Guadalmina.

Andalucía lidera la clasificación por comunidades autonómicas de los ingresos por turismo de golf, con 216,789 millones de Euros (el 27,9% del total), y eso es gracias en parte a su capacidad de importación de capital extranjero que aporta este sector. Por ejemplo, el golf atrae inversión internacional en segundas residencias, alcanzando un valor total de 15.000 millones de Euros (de los 42.000 millones de Euros en toda España). El informe también pone de manifiesto que el impacto económico global del golf andaluz y el turismo de golf en Andalucía es mucho mayor que la riqueza que generan directamente los propios campos de golf, con un total de 5.426 millones de Euros, que corresponde al 42,5% de lo que genera el conjunto del país.

Mas allá de su papel como catalizador económico, el golf andaluz es un importante generador de empleo, con más de 52.000 puestos de trabajo anuales, que es la suma de los producidos directamente por los campos de golf (3.350) y los que corresponden al turismo de golf (52.000), ya sean directos, indirectos e inducidos. Además, el golf incrementa la calidad del empleo, puesto que el 95% de los contratos en los campos son indefinidos y el 94% a jornada completa.

En el cóctel de datos del informe referidos a Andalucía, reflejados resumidamente por Pablo Mansilla, presidente de la Real Federación de Golf de Andalucía (RFGA), también destaca que los campos de golf generan esos casi 217 millones de Euros, pero mirando más allá, el gasto de los turistas de golf en Andalucía se eleva a 2.068 millones de Euros al año, una vez excluido el gasto realizado en los propios campos de golf.

El consumo directo del turista de golf en Andalucía es de 2.285 millones de Euros. Si en España, 7 de cada 8 Euros que genera el turismo de golf revierten en otros sectores distintos de los campos, en Andalucía son 9 de cada 10 Euros gastados por el turista de golf los que benefician a otros proveedores de servicios y subsectores turísticos, evidenciando su potencial como catalizador de la actividad económica andaluza. De esta forma queda patente que el golf Andalucía es muy necesario, ya que representa el 3% del PIB (unos 5.400 millones de Euros anuales) de dicha comunidad autónoma.

EL GOLF, PALANCA DE REACTIVACIÓN ECONÓMICA

“El golf en España es un dinamizador económico que genera riqueza, empleo y bienestar, a pesar de lo cual el 57% de los campos de golf en España no son restables, debido a la alta fiscalidad y a los elevados gastos fijos”, remarcaba Claudia Hernández, presidenta de la Asociación Española de Campos de Golf (AECG). Este año con la pandemia de Covid-19, “ahora vivimos unos momentos muy complicados, pero quiero enviar un mensaje de ánimo y esperanza. Estoy absolutamente convencida de que tenemos una grandísima oportunidad para poner en valor nuestras fortalezas, y para contribuir a la recuperación económica de nuestro país.

“Queremos colaborar con la reactivación económica, mantener a nuestros trabajadores, recuperar a nuestros clientes, queremos y podemos ser palanca de reactivación turística. Aprovechemos el grandísimo prestigio de nuestros campos españoles para lanzar un mensaje de confianza al mundo. Queremos ayudar”.

La AECG mantiene reuniones continuas con el Ministerio de Turismo en busca de un CNAE (Clasificación Nacional de Actividades Económicas) propio, que otorgue al golf su verdadero valor como actividad turística, por ejemplo para que se le cambie el IVA del 21% al 10%, como tiene asignado el turismo. Algo que el Gobierno debe corregir, dada la realidad del golf en España demostrada en el informe, además de ser un deporte fantástico.

Esta es una lucha en la que estamos desde hace años, y en estos últimos meses estamos trabajando muy intensamente con el Ministerio de Turismo, y con otros ministerios. Ahora que parece que son más conscientes, tenemos la esperanza de que algo de las ayudas europeas repercutan en el golf. Es un buen momento y tenemos una buena oportunidad para que se reconozca la realidad del golf en España”, concluye Claudia Hernández.

Por Miguel Angel Buil