Clubfitting

GOLFinteligente – Palos de golf y profesiones: Profesor, Clubfitter y Clubmaker

Por Agustín Sánchez
Clubmaker & Clubfitter de GOLFinteligente

8 Abril 2020 – Ante la proliferación de publicaciones, artículos y opiniones de estos días hablando sobre el swing y el material de golf, veo que existe una confusión bastante generalizada sobre cuál es el trabajo que realizan los diferentes profesionales relacionados con los palos de golf. Quizá debido a que a lo largo del tiempo se han venido realizando diferentes profesiones por una misma persona o porque al estar tan relacionadas no se hace la separación apropiada.

¿Es lo mismo un Clubmaker, un Clubfitter o un Profesor?

Dentro del juego del golf, se puede definir el swing básicamente como la acción o movimiento en la que un jugador golpea una bola con una herramienta, en nuestro caso un palo de golf. Existen tres actividades-trabajos-profesiones que tienen relación con la herramienta citada pero que están bien diferenciadas: la del Profesor de golf que está relacionada con el movimiento del palo por el jugador, la del Clubfitter que está relacionada con qué tipo de palo es más apropiado para un jugador y la del Clubmaker que está relacionada con la fabricación de ese palo.

  • PROFESOR de golf, denominado Maestro o Pro, en su relación específica con el palo de golf, tiene la función de enseñarle al jugador cómo realizar el movimiento de dicha herramienta, aunque su trabajo abarca otros campos también y además a veces sea psicólogo, preparador físico, estratega de juego y más cosas.
  • CLUBFITTER, también llamado Prescriptor o Fitter, tiene la función de analizar, hacer el diagnóstico y prescribir las características del material, en concreto del palo o conjunto de palos de golf más apropiados para un jugador determinado. Además, a veces realiza funciones de vendedor, psicólogo o estratega de juego.
  • CLUBMAKER, también fabricante, tiene la función de fabricar el palo de golf con unas características como peso, longitud, balance, flexibilidad, medidas y ángulos determinados y que al igual que los otros profesionales a veces realiza otras funciones como diseñador, vendedor o reparador.

¿Son profesiones excluyentes e incompatibles?

Un profesional de los mencionados puede dedicarse a una, dos o incluso a las tres, pero indudablemente son profesiones distintas. Se realizan en lugares específicos diferentes, que a veces están agrupados por facilidad de uso, pero manteniendo sus espacios de trabajo separados, y otras veces en diferentes ciudades o incluso países. Todas ellas exigen unos estudios, práctica y preparación diferenciadas e independientes y al igual que en los estudios de otras profesiones en la que existen asignaturas comunes y otras específicas de la especialidad, en éstas también ocurre lo mismo.

Conocer las diferentes partes del palo es fundamental para las tres, sin embargo, otros conocimientos como las leyes del vuelo de la bola o saber interpretar los datos de los analizadores de lanzamiento solamente son imprescindibles para el Profesor y el Fitter. El conocer la influencia en la funcionalidad del palo al modificar sus características incumben tanto al Fitter como al Clubmaker y el tener habilidades manuales para dominar las herramientas de lijado, corte, ensamblado, frecuencímetros o básculas solamente son imprescindibles para el Clubmaker.

El dominio de varias de estas profesiones simultáneamente, complementa el resultado que puede conseguir un profesional en el desarrollo de cada una de ellas. Pero, así como para ser buen médico no hace falta saber operar o ser capaz de fabricar los medicamentos, en estas profesiones ocurre lo mismo: un Profesor puede ser competente en su trabajo sin ser un Fitter especializado, aunque su trabajo se verá limitado a sacar el mejor swing con los palos que el jugador esté utilizando. Un Fitter también puede ser bueno en su trabajo sin ser un experto en la biomecánica del swing, aunque también su trabajo se limitará a sacar el mejor rendimiento al swing actual del jugador. El Clubmaker es el profesional que, para realizar su trabajo a la perfección, no necesita complementarlo con el dominio de ninguna de las otras profesiones de las que hablamos, puesto que lo único que necesita es la prescripción de las características del palo suministradas por un Fitter, una ficha de especificaciones o utilizar las del modelo de muestra. Por eso en mi opinión, la profesión que complementa y enriquece el trabajo de cualquiera de las otras dos es la de Fitter.

En conclusión, las tres son unas profesiones complejas, completas y diferenciadas, y cada una de ellas requiere de unos conocimientos específicos. Después de haber trabajado en este sector más de 20 años, quiero resaltar que estos conocimientos no se adquieren en cuestión de días. Las tres profesiones requieren una formación continuada y actualizada en el tiempo, ya que hay que mantenerse al día y adaptar las técnicas de cada actividad a nuevas tecnologías aplicadas a las herramientas de trabajo y al material de golf. Y por supuesto, evidentemente, cada una de estas profesiones tienen unas titulaciones diferentes e independientes.

Por Agustín Sánchez
Clubmaker & Clubfitter de GOLFinteligente

CONSULTA DE MYGOLFWAY

MGW: Un artículo estupendo de Agustín Sánchez. No se podría explicar mejor. Yendo un paso más allá, nos haría falta alguna recomendación sobre el orden. Está claro que el principiante va a empezar por un profesor que le ponga el swing en solfa. Luego irá al fitter que le diagnosticará sus palos a medida. Y por último, el clubmaker se los fabricará.

¿Pero qué pasa con esos jugadores que llevan tiempo sin un swing consolidado, gran mayoría, por falta de práctica? Si el maestro te cambia el swing, ¿tendrá que volver al fitter, y por ende al clubmaker? Si el fitter te manda unos palos para el swing que te sale ‘aquel día’, sea bueno o malo, con el monitor de lanzamiento, y luego te los hace el clubmaker, ¿qué hacer si el profe te quiere cambiar el swing?, ¿habrá que volver a retocar los palos en el taller?…

Ya pasaron los tiempos en que el jugador debía adaptarse al palo que tenía. Con esta duda, imaginamos que dependerá de cada cual a quién quiere darle el mando de su juego, si al profe o a los palos. Y si no nos equivocamos, creemos que existen menos profesores/clubfitters que clubfitters/clubmakers. ¿Qué opinas al respecto?

AGUSTIN SÁNCHEZ: El camino como todo en la vida depende de las intenciones y las expectativas del jugador. En principio la mayoría de los jugadores, sobre todo los que tienen ya una edad, en cuanto a fuerza, movilidad y medidas físicas, tienen poca variación, por lo que el swing se puede optimizar, mejorar la coordinación de impacto y planos de movimiento, pero en lo fundamental desde el punto de vista de la fabricación del palo no sufre variaciones demasiado determinantes. Para esos recomendaría el camino de primero al fitter después al clubmaker y con los palos apropiados ir al profesor que es el que le pulirá al final.

Para los jóvenes con mucho recorrido de progresión y variación de características dependerá de sus posibilidades económicas, si pueden permitirse cambiar de palos en un plazo corto/medio, el mismo camino y al tiempo repetirlo.

En caso de que su economía sea más ajustada, la optimización es, primero ajustar lo que se pueda el material actual, clases, fitter, clubmaker y continuar con el material apropiado. Pero como cada jugador es un caso diferente lo mejor es consultar con un fitter profesional que sea serio y competente, que les aconseje desinteresadamente, si su camino empieza por el profesor o por el clubmaker.

MGW: Muchas gracias, Agustín.

Más consultas y comentarios en el artículo publicado en LinkedIn.

Por REDACCIÓN