Campos

Club Golf d’Aro – Nueva mejora medioambiental con la recogida selectiva y conservación de la fauna

13 Octubre 2020 – Desde que en 2018 obtuvo el Certificado GEO, el Club Golf d’Aro – Mas Nou, en Platja d’Aro (Girona), sigue sumando periódicamente argumentos a favor de la mejora medioambiental y de la responsabilidad social sostenible en sus instalaciones.

Ese trabajo de difusión, sensibilización y promoción de la sostenibilidad que exige The Golf Enviroment Organization (GEO) para otorgar su certificado, sigue vigente en este club catalán, que si el año pasado se renovaba con una flota de buggies ecológicos, este año le da continuidad a su compromiso implementando la recogida selectiva de residuos y contribuyendo a la conservación de las aves en su privilegiado enclave de golf.

“El objetivo es que año a año vayamos añadiendo valor a nuestro Certificado GEO de Sostenibilidad, como prueba del compromiso continuado que ha asumido el club con el medio ambiente”, señala Rocío Aranda, directora del Club Golf d’Aro. “Ya podemos comunicar a nuestros clientes, en especial a los socios y abonados que vienen cada día, que hemos puesto a su disposición la recogida selectiva de residuos”.

Justo delante del caddie master se han instalado diferentes papeleras etiquetadas para restos orgánicos, papel y plástico. También se han etiquetado las papeleras de los 18 hoyos, donde sólo se pueden depositar plásticos, y además, en el hoyo 10, se ha añadido otra para el orgánico.

“Hemos observado que el 95% de la recoleta que hacíamos de basura era de plásticos. Por eso hemos mantenido y etiquetado las que ya teníamos para el plástico, y en el acceso al hoyo 10, espacio habitual para el avituallamiento, hemos desdoblado la papelera con otro punto para el orgánico. Esperamos que se haga buen uso de ellas”, afirma Rocío Aranda.

Paralelamente, y siguiendo con la conciencia medioambiental, el Club Golf d’Aro ha colocado en puntos estratégicos del campo una serie de nidos y comederos de pájaros, que les ayudarán a alimentarse y a resguardarse para pasar el invierno. Unos tienen forma de casita decorativa, y otros son dispensadores de semillas que se cuelgan de las ramas.

“De esta manera queremos potenciar la diversidad de la fauna del espacio natural en que se encuentra nuestro campo, Les Gavarres”, concluye Roció Aranda.

El macizo de Les Gavarres está declarado Espacio de Interés Natural protegido de Cataluña, donde se localizan alcornocales, encinares y bosques de pino marítimo habitados por más de 100 especies de aves, entre ellas el petirrojo, el martín pescador, el gorrión o la paloma torcaz, y aves rapaces como el búho real, el águila culebrera y el gavilán.

Más información en www.golfdaro.com.

Por Miguel Angel Buil