Zapatos

adidas Golf – Cambios en la nueva familia de calzado de golf adipower

8 Octubre 2018 – adidas Golf ha anunciado un cambio en la familia de calzado adipower que incorpora un nuevo proceso de forjado como parte del diseño, con el fin de proporcionar estabilidad adicional a los golfistas durante todo el swing. El nuevo calzado adipower incluye una versión con tacos para hombre y mujer (adipower 4ORGED) y una versión sin tacos para hombre (adipower 4ORGED S), disponible desde ya para golfistas de todo el mundo.

Basados ​​en investigaciones al consumidor final donde adidas estudiaba cómo cambia el peso en los pies durante el swing de golf, utilizaron una nueva técnica para proporcionar más estabilidad a los golfistas sin la necesidad de añadir material adicional al zapato. El proceso, llamado forjado, se enfoca en las áreas donde los golfistas necesitan más estabilidad y luego se presionan esos materiales con calor en esa zona del zapato. Como resultado del prensado de calor luego endurece el material en estas áreas específicas no solo para proporcionar un soporte lateral adicional, sino también para darle al zapato una estética creativa en el diseño. Además ayuda a mantener bajo el peso total del zapato, lo que significa aún más comodidad para quienes lo usan.

“Cada vez que podemos hacer un zapato más ligero sin sacrificar la tecnología que los golfistas necesitan para jugar al máximo nivel, es una gran victoria”, dice Masun Denison, director global de calzado de adidas Golf. “El proceso de forjado es muy eficiente. Es solo otra pieza que hace este zapato de tan alto rendimiento, que es lo que los golfistas esperan de nosotros”.

Todas las versiones continuarán presentando la tecnología BOOST de adidas en la entresuela, que brinda a los jugadores un mayor retorno de energía y está considerada como la mejor amortiguación en golf.

PVP aprox.: adipower 4ORGED, 169,95 €; adipower 4ORGED S, 149,95 €; (con una garantía de impermeabilidad de un año, y están disponibles online en adidas.com y en tiendas seleccionadas de todo el mundo).

Por Miguel Angel Buil